Pantallas en la Bolsa de Madrid / eFE / Vídeo: EP

El Ibex-35 se queda a las puertas de los 8.000

El selectivo español recupera niveles de principios de marzo y previos a la declaración del primer estado de alarma, con el impulso de la vacuna que ha anunciado Moderna y de la operación que ha protagonizado BBVA

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El Ibex-35 terminó la sesión con una subida del 2,6%, para dar un último cambio en los 7.986 puntos, a las puertas de los 8.000 puntos, nivel que en algún momento del día llegó a rebasar. El selectivo doméstico, de esta manera, sigue la estela de la semana pasada, la mejor para el parqué español desde 1998, al sumar más de un 13%, después del triunfo electoral del demócrata Joe Biden en las elecciones estadounidenses y del anuncio de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus. En todo caso, el selectivo terminó este lunes marcando su nivel más alto desde principios del mes de marzo, batiendo los máximos que alcanzó a principios del mes de junio, cuando no fue capaz de rebasar los 7.900 puntos.

Si ya a primera hora de la mañana de este lunes el indicador bursátil español registraba una subida muy destacada impulsada por BBVA, que se disparaba tras anunciar la venta de su negocio en Estados Unidos por valor de casi 10.000 millones de euros, y por Sabadell, al que se volvía a ver otra vez a tiro de operación corporativa (de BBVA, por esa captación de recursos), a media sesión las Bolsas registraban otro fuerte impulso. Y es que Moderna anunciaba que su vacuna tiene una efectividad del 94,5%, superior a la declarada por Pfizer, que es del 90%.

Adam Vettese, de eToro, explica que el hecho de que la vacuna de Moderna pueda almacenarse entre dos y ocho grados centígrados durante treinta días podría suponer un cambio radical en la situación y eliminaría un importante obstáculo para su uso en los países más pobres. Pero, según advierte este experto, «aunque es una noticia claramente muy buena, la vacuna aún no ha sido presentada para su aprobación, lo que significa que pasarán semanas -o incluso meses- antes de que esté lista para ser distribuida». De ahí que este analista anticipe volatilidad y nerviosismo en los mercados hasta que la vacuna esté disponible para su uso generalizado. «Sin embargo, una vez que esto ocurra -o, mejor dicho, si esto ocurre-, se puede esperar un nuevo repunte en los precios de las acciones, en particular para las de los sectores más afectados por el coronavirus, como el petróleo, el comercio minorista y los viajes».

Axel Botte, estratega de Ostrum AM, «las noticias sobre las vacunas representan la luz al final del túnel justo en un momento en el que los confinamientos y medidas de toques de queda se estaban extendiendo en Europa y Estados Unidos». A juicio de Botte, «las vacunas son un punto de inflexión para los mercados». De ahí que los inversores hayan elegido ignorar los riesgos de corto plazo y saltar directamente a lo que sería el nuevo equilibrio de un hipotético entorno post-Covid.

Impulso de Sabadell y BBVA

En selectivo español, Sabadell fue el valor más rentable del día, con una revalorización del 24,59%. Que a primera hora de la tarde fueran ganando fuerza los rumores sobre una posible fusión que lo tenga como objetivo -extremo que se confirmó con un comunicado enviado por BBVA la Comisión Nacional del Mercado de Valores- hizo posible que ganara en subidas a BBVA. Aunque este último sumó un nada despreciable 15,25%.

A continuación se colocaron valores ligados al turismo, los más beneficiados en el caso de que haya una vacuna o un tratamiento eficiente para la covid-19. Así, Meliá ganó un 10,13%, mientras que IAG se revalorizó un 9,79%.

Inmediatamente después, Repsol, que ganó un 8,95%. Y es que el petróleo tuvo un magnífico día también. El barril de Brent, de referencia en Europa, ganaba un 3,13% al cierre de la sesión europea, para colocarse en los 44,12 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, se apuntaba un 3,39%, hasta los 41,5 dólares.

En negativo, mientras tanto, terminaron siete valores. PharmaMar fue el peor, con un recorte de casi un 10%, seguido de Cellnex, que se dejó un 3,87%. Solaria, por su parte, bajó más de dos puntos porcentuales. Grifols, Siemens Gamesa y Naturgy se dejaron más de un 1%. E Iberdrola retrocedió un 0,57%.

Ganancias en el resto del mundo

Las alzas en el resto de Europa fueron más modestas que las registradas en el parqué doméstico. Así, el Dax alemán se tuvo que conformar con un discreto ascenso que no llegó al medio punto porcentual. En cambio, la ganancia del Ftse Mib de Milán rozó el 2%. Entre medias, el Ftse 100 británico y el Cac 40 francés, que se apuntaron alrededor de un 1,7%.

En Wall Street, al menos al cierre de la sesión europea, también dominaban los números verdes. Aunque moderados. Así, el Dow Jones se anotaba un 1,40%, mientras que el S&P 500 ganaba cerca de un punto porcentual y el Nasdaq subía un 0,6%.

Por la mañana, subidas también en Asia, como respuesta al cierre de un acuerdo de libre comercio en la región. Así, el índice Nikkei de Tokio se apuntó un 2% y el Hang Seng de Hong Kong, un 0,85%.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo de España se estrechó un punto porcentual, hasta situarse por debajo de los 65 puntos básicos.

En cuanto al mercado de divisas, el euro se mantenía prácticamente plano frente al billete verde, en el entorno de 1,184 unidades.