Paneles de la Bolsa de Madrid / EFE

El Ibex-35 pone fin a la senda bajista con un rebote del 1%

El parqué madrileño se repone después de cuatro jornadas consecutivas a la baja, con la complicidad del sector inmobiliario, el rebote de las compañías turísticas y las subidas de los bancos y Telefónica

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El Ibex-35 terminó la sesión con una subida del 1,06%, para dar un último cambio en los 7.246,40 puntos. Si en la jornada del lunes el indicador doméstico fue, con mucha diferencia, el peor del día en el Viejo Continente, este martes ha sucedido lo contrario. Así, además del selectivo español, sólo el Ftse 100 británico ha terminado en verde, pero con una subida de apenas un 0,40%. Mientras, el Dax alemán ha cerrado con un recorte del 0,03%, las caídas del Cac 40 francés han rebasado el 0,20% y las del Ftse Mib de Milán han sido superiores al medio punto porcentual.

Al indicador doméstico le ha apoyado el sector inmobiliario. De hecho, Colonial (3,95%) y Merlin Properties (3,76%) fueron los mejores valores del día. Inmediatamente después se situó Endesa, que celebró con una revalorización del 3,70% la presentación de sus resultados del segundo trimestre.

Además, algunos valores del sector turístico se repusieron del fuerte recorte registrado el lunes debido a las medidas adoptadas por algún gobierno europeo para limitar los viajes de a España. Destacó en particular la decisión del Ejecutivo de Boris Johnson de establecer una cuarentena de dos semanas a quienes regresen de nuestro país. Pero Meliá terminó la última sesión con una ganancia del 3,18%, mientras que Aena se anotó un 2,46%. Tambien IAG ganó más de dos puntos porcentuales. Y Amadeus dio un último cambio con ganancias de un 1,89%. La recuperación registrada en la jornada del martes no compensó la caída de la sesión anterior.

El tercer apoyo con que contó el selectivo doméstico para cerrar en verde y con mejor comportamiento que el resto de Bolsas europeas fue la banca. Si bien no tuvo el día fácil, porque los inversores se despertaban con la noticia del mandato del Banco Central Europeo al sector de no pagar dividendos hasta al menos enero de 2021, las acciones financieras terminaron teniendo una satisfactoria negociación. Sabadell encabezó las ganancias, con subidas de un 3%. Mientras, Bankia, que presentaba sus resultados hasta junio, se apuntó un 1,65%. CaixaBank y el Santander también avanzaron más de un punto porcentual.

Telefónica también fue un importante cómplice y terminó el día con subidas de un 1,28%.

En rojo, apenas once valores. Entre ellos, el más bajista fue Almirall, que cayó un 5,62%. Después, lejos, varios cerraron con caídas de más de un 1%: Siemens Gamesa, Viscofán, Ence, Repsol, Acerinox y ArcelorMittal.

El Ibex-35 fue inmune a lo que sucedía al otro lado del Atlántico. En Wall Street los índices se teñían de rojo. Así, al cierre de la sesión europea, el Dow Jones cedía un 0,44%, mientras que el Nasdaq bajaba un 0,40% y el S&P 500, alrededor de un 0,15%. Y ello pese al anuncio de la Reserva Federal norteamericana de que prorrogará hasta el 31 de diciembre de 2020 todas las facilitades de préstamo a hogares, empresas y administraciones públicas puestas en marcha en respuesta a la crisis de la Covid-19 y que estaba previsto que vencieran el 30 de septiembre.

De acuerdo con Adam Vettese, de eToro, «los inversores pueden estar aprensivos en medio de los temores a la segunda oleada (de coronavirus), ya que muchas naciones están imponiendo nuevas restricciones». Si bien Vettese también afirma que «aún hay esperanza», que pasa por las pruebas que están haciendo empresas como Moderna y Pfizer con posibles vacunas: «Para los sectores del mercado que han sido los más golpeados por la pandemia, incluyendo minoristas, financieras y compañías de viaje, una vacuna efectiva es un componente crucial en el camino hacia la normalidad», afirma Vettese.

En el mercado de materias primas, caídas para el crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía un 0,35%, hasta los 43,26 dólares. El barril de West Texas, mientras, caía un 1,3%, hasta poner en riesgo los 41 dólares.

Mientras, la onza de oro continúa moviéndose en el entorno de máximos históricos, por encima de los 1.900 dólares, aunque caía levemente respecto a los niveles de cierre de la sesión anterior.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo de España subía alrededor de un 5%, hasta rebasar los 85 puntos básicos. Si bien la Bolsa española no reaccionó negativamente al históricamente malo informe de empleo doméstico, parece que la deuda soberana sí tuvo una reacción adversa (aunque tímida), al igual que a las noticias que se suceden y que acrecientan los problemas del sector turístico (Alemania ha sido el último país en lanzar recomendaciones contra los viajes a España aunque, en su caso, sólo a tres regiones).