El parqué de la Bolsa de Madrid.

El Ibex-35 comienza en verde la última semana del año

El selectivo encadena su cuarta sesión de subidas por el inicio de las vacunas, el acuerdo sobre el Brexit y el nuevo plan de estímulo de Estados Unidos

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El Ibex-35 terminó el lunes de la última semana del año con una revalorización del 0,54%, para dar un último cambio en los 8.155,6 puntos. El impulso final fue algo más discreto que el de la apertura, cuando sus ganancias llegaron a acercarse al punto porcentual. Ello, tras un largo fin de semana, por la celebración de la Navidad, y después de tres sesiones consecutivas de ganancias. El cierre de este ejercicio contrasta con los niveles en que lo comenzaba: los 9.500 enteros -que llegaron a los 10.000 en febrero-. Pero, en los últimos doce meses, desde marzo, en concreto, la pandemia ha hecho estragos en la actividad económica y en el valor de las acciones. En todo caso, el término del año se producirá en niveles muy por encima de los 6.100 puntos que marcó el selectivo en lo peor de la crisis, a mediados del mes de marzo. Para Javier Molina, portavoz en España de eToro, «el objetivo ahora pasa por llegar, tocar, y tal vez superar, los 8.300 puntos». Y continúa: «Para ello se necesita el apoyo de Telefónica y de los grandes bancos y que la entrada de dinero sea importante».

Las ganancias de la jornada de este viernes se explican por el acuerdo alcanzado por la Unión Europea y el Reino Unido sobre el Brexit. Además, este fin de semana han comenzado las vacunaciones contra la covid-19 en los países comunitarios. También hay que contar con que el presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, ha acabado por firmar este domingo el nuevo plan fiscal para la economía estadounidense por valor de 900.000 millones de dólares. Trump se había negado durante los últimos días a dar su aprobación a ese nuevo programa fiscal. Para los expertos de Bankinter, «el nuevo paquete de estímulos permite inmunizar la recuperación económica hasta lograr la vacunación masiva».

Por la mañana, además, los índices asiáticos habían terminado con tono positivo. Así, el índice Nikkei de Tokio ha dado un último cambio con subidas de alrededor de un 0,75%. Mientras, los indicadores chinos han sumado entre un 0,2% y un 1%. Si bien el Hang Seng de Hong Kong ha terminado la jornada prácticamente plano.

El pasado día 24, el último con operativa bursátil en Wall Street, sus indicadores también cerraron en verde y con subidas entre el 0,25% y el 0,35%. Y en la jornada de este lunes, al cierre de la sesión europea, el Dow Jones y el S&P 500 ganaban alrededor de un 0,85%, mientras que el Nasdaq sumaba algo más de un 0,7%.

En el selectivo español, Acciona encabezó las ganancias, con una subida del 3,84%. A continuación se colocó Siemens Gamesa, con un ascenso del 3,44%. Después, un buen puñado de valores que sumaron más de dos puntos porcentuales: Naturgy, Aena, Almirall, PharmaMar, Indra y Red Eléctrica.

En el otro lado de la tabla, Santander fue el peor, con un descenso de casi un 3%. Merlin Properties, por su parte, se dejó un 2,17%. En tercer lugar se colocó Telefónica, que cayó un 1,71%. Colonial, por su parte, se dejó casi un punto porcentual. Pero pocos valores más terminaron con pérdidas: Amadeus, Acerinox, BBVA, Meliá, Sabadell, Bankinter, Repsol y Bankia.

El selectivo español lo hizo peor que otros índices europeos: así, el Dax alemán sumó un 1,5%, para marcar máximos históricos. Y el Cac 40 francés registraba ascensos también superiores al punto porcentual.

En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono español a diez años se sitúa en el 0,05% -comenzaba 2020 en el entorno del 0,45%-. Su comparable alemán, mientras, ronda el -0,55%. Con ello, la prima de riesgo de España se coloca en los 61 puntos básicos.

El euro se aprecia alrededor de un 0,2% al cierre de la sesión europea, con lo que el tipo de cambio se sitúa en el entorno de 1,223 unidades.

En el mercado de materias primas, ligeros, y mixtos, movimientos para el petróleo al término de la sesión. Así, el barril de Brent, de referencia en Europa, se mantenía prácticamente plano en el entorno de los 51,35 dólares. Mientras, el barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, retrocedía un 0,15%, hasta los 48,15 dólares.

El que cotizaba al alza era el oro, que sumaba un 0,75%, hasta los 1.895 dólares la onza.