Paneles de la Bolsa de Madrid / ep

El Ibex-35 cede un 1,06% al cierre y entra en pérdidas en el año

Los inversores, cautelosos ante la virulencia de la tercera ola de la pandemia y el riesgo de doble recesión

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El Ibex-35 cerró la sesión con un descenso del 1,06%, para dar un último cambio en los 8.036,40 enteros. Ello después de haber retrocedido alrededor de un punto porcentual el jueves, tras la reunión ordinaria de política monetaria del Banco Central Europeo, en la que su presidenta, Christine Lagarde, señaló el riesgo de recaída de la economía de la zona euro, afectada por la tercera ola del virus y las nuevas medidas de confinamiento adoptadas por los Gobiernos para frenar los contagios. «Las últimas alertas de los bancos centrales han puesto en jaque a los inversores», avisa Diego Morín, de IG. Con ello, el indicador doméstico termina su segunda semana consecutiva con caídas de más de un 2%. Y, además, entra en pérdidas en el año: acumula ya un retroceso de alrededor de un medio punto porcentual. Borra, por tanto, el brillante inicio de 2021, en el que en unos pocos días fue capaz de sumar más de un 4%.

El índice este viernes llegó a poner en peligro los 8.000 puntos, cuando en los primeros días de enero llegó a rebasar los 8.400 enteros.

Las advertencias macroeconómicas lanzadas por Lagarde tomaron forma con la publicación del índice de actividad de la economía europea. El PMI compuesto que incluye industria y servicios se situó en los 47,5 puntos en enero, por debajo de los 49,1 de diciembre y, por tanto, más lejos de los 50 puntos que marcan la frontera entre la expansión y la contracción económica. Ello, sobre todo, por la evolución de los servicios.

En el resto del Viejo Continente, también pérdidas. Las más abultadas, las del Ftse Mib de Milán, que retrocedió un 1,5%. El CAc 40 francés, por su parte, se dejó algo más de medio punto porcentual. El Ftse 100 británico retrocedió un 0,3% y el Dax alemán, alrededor de un 0,25%.

También en Wall Street se imponían los números rojos en la sesión de este viernes. Así, al término de la sesión europea, el Nasdaq se dejaba un 0,15%, mientras que el S&P 500 bajaba un 0,35% y el Dow Jones retrocedía cerca de un 0,6%.

Estos recortes pueden obedecer a que, tal y como reconoce Chris Iggo, de Axa Investment Managers, los mercados se encuentran en valoraciones elevadas. Si bien Iggo considera que ésta no tiene por qué ser una señal inminente de caídas. A su juicio, el entorno macroeconómico de amplia liquidez y la eventual recuperación post-covid deberían apoyar el rendimiento de los activos que lo han hecho bien en los últimos meses. Diego Morín, a su vez, explica que tras la investidura de Joe Biden y de la euforia en los mercados americanos, los inversores siguen mostrándose cautelosos debido al fuerte incremento de casos por coronavirus en territorio americano.

Media docena de valores se salvan del recorte

En el selectivo español, sólo cuatro valores terminaron con ganancias. Cellnex fue el más rentable, con una subida del 3,88%. Le siguió, de lejos, Endesa, que se anotó un 0,74%. Red Eléctrica, por su parte, avanzó cerca de medio punto porcentual. Y Solaria completó la lista de compañías en positivo, con una revalorización del 0,38%.

También se salvaron de las pérdidas Acciona y Colonial, que terminaron sin cambios respecto al cierre de ayer.

En negativo, bancos y valores ligados al sector turístico. Así, el Sabadell fue el peor valor del día, con un recorte de casi un 5%. Mientras, Bankia y CaixaBank perdieron cerca de un 4%. Asimismo, IAG perdió un 3,68%, mientras que Meliá retrocedió un 3,04%.

Entre los grandes valores, además, Santander perdió un 2,23%. E Inditex y Repsol bajaron un 1,50% y un 1,38%, respectivamente. Telefónica, por su parte, bajó un 1%.

La prima de riesgo se amplía

En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono español a diez años se colocaba en el 0,12% al cierre de la sesión europea. Mientras tanto, el interés del título alemán a diez años se colocaba en el -0,51%. Con ello, la prima de riesgo de España se amplió hasta los 64 puntos básicos, su nivel más alto del último mes.

En el mercado de divisas, la moneda comunitaria ganó algo más de terreno frente al billete verde, para situarse al cierre de la sesión europea en el entorno de 1,2175 dólares por euro. La apreciación de la divisa europea es un problema para Europa, porque con ello pierde competitividad frente a otras regiones del mundo. Éste es uno de los factores que explican las caídas bursátiles en el Viejo Continente en los últimos días.

El crudo, por su parte, perdió posiciones. El barril de Brent, de referencia en Europa, se dejaba cerca de un punto porcentual al cierre de la sesión, para colocarse en los 55,56 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdía un 1,15%, hasta los 52,5 dólares. Y también el oro cotizaba a la baja. Al término de la sesión, retrocedía un 0,5%, hasta los 1.855 dólares la onza.