El parqué de la Bolsa de Madrid / EFE

El Ibex-35 cierra en rojo, pero sobre los 7.900 puntos

Sabadell encabeza las ganancias, con una subida del 6,75%, mientras que BBVA se deja un 4,40%

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El Ibex-35 cerró la sesión de este martes con una caída del 0,65%, para dar un último cambio en los 7.934,3 puntos. Este descenso sigue a la subida registrada en la jornada del lunes tras el anuncio de la vacuna de Moderna (que presenta sobre el papel alguna ventaja respecto a la de Pfizer) y la revelación de las negociaciones que mantienen BBVA y Sabadell para una eventual integración. En la última docena de sesiones, el selectivo español acumulaba una revalorización de cerca de un 25%, al pasar desde los poco más de 6.400 puntos a rozar la cota de los 8.000 enteros. Además, en las últimas seis sesiones, es decir, desde que se supo que el demócrata Joe Biden había ganado las elecciones estadounidenses (lo que coincidió con la presentación de la vacuna de Pfizer), el índice se anotó más de un 15%.

En esta jornada de este martes, por tanto, los inversores optaron por recoger unos pequeños y selectivos beneficios.

Los protagonistas de la semana, Sabadell y BBVA, se colocaron en extremos opuestos de la tabla. Así, BBVA fue el segundo peor valor del índice (tras Solaria, que se dejó un 4,42%), con un retroceso del 4,40%. En cambio, Sabadell encabezó las ganancias, con una subida del 6,75%. En la jornada del lunes, mientras Sabadell se disparó cerca de un 25%, BBVA se anotó alrededor de un 15%.

Este martes, inmediatamente después de Sabadell se colocó otro banco, Bankinter, que sumó un 1,38%. Entre los mejores, más valores financieros, como Mapfre (1,12%), así como CaixaBank (0,83%), además de Santander y Bankia, que ganaron alrededor de un 0,7%.

En negativo, junto a Sabadell y Solaria, algunos títulos del sector turístico: IAG se dejó un 2,79%, mientras que Meliá perdió un 2,69%.

En el resto del Viejo Continente, comportamiento mixto. Así, el PSI-20 de Lisboa fue el peor, con un recorte del 1,37%. Mientras, el Ftse 100 británico retrocedió cerca de un 0,9%. El Dax alemán, por su parte, terminó prácticamente plano. El Ftse Mib de Milán fue el más rentable, con una subida del 0,55%.

En Estados Unidos, los indicadores se movían a la baja al término de la sesión europea. Así, el Nasdaq se dejaba un 0,05%, el S&P 500 perdía un 0,26%, mientras que el Dow Jones bajaba un 0,4%. Pero estos movimientos Wall Street los protagoniza en niveles máximos históricos.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo de España se mantenía en el entorno de los 64 puntos básicos con la rentabilidad del bono a diez años situada por debajo del 0,10%. Además, el tipo de cambio entre el euro y el dólar permanecía estable en el entorno de 1,1865 unidades.

En el mercado de materias primas, recogida de beneficios en el crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, se dejaba un 0,82% al cierre de la sesión europea, para perder la cota de los 44 dólares sobre la que cotizaba por la mañana. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos perdía un 0,6%, hasta poner en riesgo los 41 dólares.

El precio del oro, por su parte, permanecía plano a las puertas de los 1.890 dólares la onza.