Pantallas en la Bolsa de Madrid / EFE

El Ibex-35 deja escapar la cota de los 8.200 puntos

El selectivo borra los ascensos de la apertura, momento en que consiguió rebasar los 8.300 enteros

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

Los números rojos se terminaron imponiendo en el Ibex-35. El selectivo doméstico cerró la sesión con un recorte del 0,67%, para dar un último cambio en los 8.199 enteros. Y eso que el índice comenzaba la jornada en positivo y lograba superar los 8.300 en la apertura. Pero a mediodía se daba la vuelta y entraba en territorio negativo. Y al cierre dejaba escapar, aunque por la mínima, la cota de los 8.200 puntos.

Ello, pese a que en Wall Street dominaban los números verdes al cierre de la sesión europea. Así, el Dow Jones sumaba algo más de un 0,2%, mientras que el S&P 500 se anotaba un 0,3% y el Nasdaq avanzaba un 0,6%. Además, por la mañana también cerraron al alza el índice Nikkei de Tokio, que ganó un 1,39%, mientras que el Hang Seng de Hong Kong se apuntó un 2,5%. Bien es verdad que los indicadores de la China continental terminaron con pérdidas.

En el resto del Viejo Continente, también números rojos. Así, el Dax alemán y el Ftse Mib de Milán se dejaron alrededor de un 0,25%. Mientras tanto, el Ftse 100 británico perdió alrededor de un 0,10%. Y el Cac 40 francés bajó un 0,3%.

Grifols brilla

En el selectivo español destacó Grifols todo el día con sus ganancias. La compañía del sector salud se anotaba un 3,7% al cierre, tras anunciar la jornada anterior que está poniendo en marcha ensayos para un medicamento que proporciona inmunidad contra el coronavirus. El fármaco en el que trabaja tiene como base la inmunoglobulina Gamunex-C y contiene anticuerpos policlonales anti-covid obtenidos de donantes de plasma que han superado la enfermedad. El medicamento proporcionaría una protección de efecto inmediato postexposición al virus que sería especialmente útil como complemento de la vacuna en la fase temprana tras la vacunación. En el ensayo participarán alrededor de 800 individuos asintomáticos y positivos en test de diagnóstico, a quienes se les administrará por vía subcutánea la inmunogloboluna de Grifols.

Tras Grifols se colocó Siemens Gamesa, que se anotó un 2,58%. A continuación se colocaron Almirall y Acciona, con subidas de un 1,42%. También Enagás se apuntó más de un punto porcentual.

En rojo, ArcelorMittal fue el peor, con un recorte del 4,63%. Después se situó Merlin Properties, que se dejó un 3,9%. A continuación, un buen puñado de bancos. Así, BBVA se dejó un 2,85%, mientras que el Sabadell retrocedió un 2,2% y el Santander se dejó cerca de un 2%. Bankia y Bankinter bajaron un 1,71% y un 1,54%, respectivamente.

Prima de riesgo estable

En el mercado de deuda, la prima de riesgo se sitúa en el entorno de los 60 puntos básicos. La rentabilidad del bono español a diez años se coloca en el 0,06%, por debajo del 0,08% que marcaba la sesión anterior. El rendimiento de los títulos alemanes a ese mismo plazo se coloca en el entorno del -0,53%.

Hablando de la deuda europea, para Gilles Moëc, economista jefe de Axa Investment Managers, la victoria de Armin Laschet como líder de la CDU en sustitución de Angela Merkel «probablemente sea una señal positiva para la paz y la tranquilidad de los mercados de bonos soberanos europeos». De hecho, continúa Moëc, «encarna la continuidad en asuntos europeos con la postura de Angela Merkel». Si bien es posible que Laschet no se convierta en próximo canciller, lo que todavía depende de un acuerdo con la CSU, la señal de los «mandos intermedios» del partido más grande de Alemania que votó en esta carrera por el liderazgo es consistente, según Moëc, con la continuación en el progreso de los asuntos más importantes de la Unión Europea.

El interés del título americano a diez años, por su parte, se mantenía en el entorno del 1,09%. La semana pasada llegó a superar ampliamente el nivel del 1,15%, descontando el programa de expansión fiscal ideado por la nueva Administración estadounidense que este miércoles tomará posesión. Con respecto a la situación en Estados Unidos, Moëc explica que los malos datos económicos que se han publicado en los últimos días (ventas minoristas o subsidios de paro) pueden ayudar a Biden a aprobar su paquete fiscal en el Congreso con cierto apoyo bipartidista. Aunque es posible que esos 1,9 billones iniciales terminen recortándose. Si bien aún creen que es probable que este año termine habiendo un estímulo fiscal en Estados Unidos equivalente al 10% del PIB. De acuerdo con los expertos de Pimco, el impulso adicional que proporcione el estímulo fiscal puede producir un repunte del crecimiento de los Estados Unidos aún más fuerte de lo que se esperaba en 2021. En cambio, su impacto en la inflación será más moderado debido a los efectos persistentes de la recesión inducida por el coronavirus.

En el mercado de divisas, el tipo de cambio entre el euro y el dólar se situaba al cierre en el entorno de 1,2125 unidades, lo que supone una apreciación para la moneda comunitaria del entorno del 0,4% frente al billete verde. En la sesión de este martes, Janet Yellen, la candidata del presidente Joe Biden para dirigir el Tesoro de Estados Unidos, defendía ante el Senado los estímulos fiscales de su Administración. Además, este jueves el Banco Central Europeo celebra su primera reunión ordinaria de política monetaria de este 2021. Si bien la estrategia para este ejercicio quedó dibujada en la reunión de diciembre, la presidenta del Eurobanco, Christine Lagarde, podría comentar que la institución mantiene su compromiso de conservar una postura acomodaticia. Lo difícil vendrá más adelante, una vez que la economía se normalice tras la pandemia: entonces el BCE tendrá que decidir, como señala Moëc, cómo amortiguar el impacto de la eliminación del programa de compra de bonos de emergencia por la pandemia.

En el mercado de materias primas, subidas para el petróleo. El barril de Brent, de referencia en Europa, se apuntaba un 2,15% al cierre de la sesión y rozaba la cota de los 56 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, recuperaba un 1,2%, hasta los 53 dólares. El oro, por su parte, se apuntaba un 0,75%, hasta los 1.840 dólares la onza.