Interior de la Bolsa de Madrid. / efe

El Ibex se desinfla por debajo de los 8.500 puntos

El tono más duro de los bancos centrales pesa en el ánimo de los inversores pese al empuje alcista de la banca

Clara Alba
CLARA ALBA

Las bolsas europeas parecen haber tocado techo y el Ibex-35 despide la sesión del jueves con una caída del 0,17% en los 8.417 puntos, bastante lejos de los máximos intradía marcados en 8.635 enteros.

El empuje inicial de la banca no ha sido suficiente para compensar el nerviosismo que llegaba de la mano de nuevas caídas en Wall Street, después de que la Reserva Federal (Fed) se mostrase mucho más agresiva en sus perspectivas de política monetaria.

De hecho, el presidente de la Fed de San Luis, James Bullard, volvió a rizar el rizo al asegurar que los tipos de interés tendrían que subir en al menos 300 puntos básicos para contener la elevada inflación actual. Ya en las actas de la última reunión del organismo conocidas el miércoles, fue uno de los que abogó por una subida de tipos de 50 puntos en vez de los 0,25 acometidos finalmente.

Los halcones también acechan en el Banco Central Europeo (BCE), cuyas últimas actas evidencian que cada vez es mayor el numero de voces dentro del organismo que apuesta por la subida de tipos este año. En el documento conocido este jueves hay mención a la necesidad de «medidas inmediatas». Es decir, poner fin a la compra de bonos y subir los tipos más pronto que tarde.

«Tras más de una década, los inversores deben enfrentarse a un escenario en el que las políticas monetarias ultralaxas serán ya parte del pasado, por lo que deberán cambiar sensiblemente sus estrategias de inversión», indican los analistas de Link Securities. Y esta incertidumbre por cómo se controlará la inflación sin dañar el crecimiento acaba por pesar en los inversores.

Protagonistas

Dentro del parqué nacional, Ferrovial ha liderado los avances con subidas del 2,4% en la jornada en la que la compañía ha celebrado su junta de accionistas.

Sin embargo, han sido los bancos los que han evitado que la caída final del selectivo fuese aun mayor. Bankinter, Sabadell y CaixaBank subieron más de un 2% al cierre, animados por un informe positivo de JP Morgan sobre el sector.

El gran protagonista de la jornada fue ACS, que rebota un 0,38%, después de que la compañía confirmase el jueves que está valorando lanzar una oferta de compra por la compañía italiana de movilidad y autopistas Atlantia, que tiene un valor en Bolsa de más de 15.000 millones de euros, lo que supondría una de las mayores operaciones corporativas del mundo en lo que va de año.

En el lado de las caídas destaca Iberdrola, con pérdidas 2,3% al cierre que dejan su cotización por debajo de los 10,5 euros por acción. Los valores turísticos también han copado buena parte de los números rojos, con caídas de más del 1,5% para IAG o Amadeus.

En el mercado de materias primas, el precio del barril de Brent, de referencia en Europa, se mantiene estable en las subidas sobre los 102 dólares, mientras que el West Texas estadounidense sigue por debajo de la barrera de los 100 dólares. Este jueves cotiza en 97,56 dólares.