Reloj en la Bolsa de Madrid. / efe

El Ibex pierde los 8.700 tras dejarse un 1,3% en la semana

El desplome bursátil de Netflix pone a los inversores en alerta sobre el sector tecnológico. Siemens Gamesa se hunde un 14% tras un nuevo 'profit warning'

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

El Ibex-35 se despidió ayer de los 8.600 puntos tras caer un 1,2% en la jornada, elevando su descenso semanal al 1,3%. La sesión estuvo marcada por una fuerte volatilidad, a la que también contribuyó la escalada de la tensión entre Rusia y Ucrania.

«Rusia tiene una fuerte carta que jugar en términos de suministro de gas natural y un mayor aumento de los precios podría hacer un daño real a las economías europeas», explica Chris Iggo desde la gestora AXA IM.

De momento, los precios del gas no han acusado de forma notable la tensión. Yel petróleo recortó ayer un 1% tras varios días de subidas, con el barril de Brent, de referencia en Europa, sobre los 87 dólares.

Con este telón de fondo, parece que el pesimismo inversor llegó más bien del duro castigo sufrido por los valores tecnológicos, que ayer tuvo su máxima expresión en la cotización de Netflix. Los títulos del gigante de las plataformas de 'streaming' se derrumbó más de un 20%en Wall Street tras anunciar un fuerte frenazo en el ritmo de crecimiento de suscriptores.

En concreto, sumó 8,3 millones en el último trimestre, por debajo de los 8,5 millones esperados. La voz de alarma, no obstante, saltó con sus estimaciones para el trimestre en curso: espera sumar tan solo 2,5 millones de usuarios, poco más de la mitad que en el mismo periodo de 2021.

¿Fin a la euforia alcista?

Las cifras implican un toque de atención ante la posibilidad de que los valores con mejor comportamiento durante la pandemia (cuyos negocios se beneficiaban del confinamiento) hayan terminado su ciclo alcista.

Así que toca retirar posiciones en esos activos de riesgo. Sobre todo cuando los inversores han iniciado la cuenta atrás para la reunión que la Reserva Federal (Fed) celebrará la próxima semana, en la que habrá detalles sobre las medidas del banco central estadounidense para frenar la inflación.

«El elevado IPC durará más de lo previsto por el alza del precio de la energía, el coste de la vivienda, el aumento de salarios y la escasez de mano de obra», indican los analistas de la gestora Diaphanum. En este punto, advierten de que los organismos monetarios «tendrán que medir bien sus palabras y la progresiva retirada de estímulos para no provocar fuertes caídas en los mercados, afectar al crecimiento y a los flujos hacia activos de riesgo».

Una tensión que también se ha reflejado esta semana en los mercados de deuda globales, con hitos como el regreso a terreno positivo de la rentabilidad del bono alemán a diez años (que se mueve de manera inversa al precio) por primera vez desde mayo de 2019.

Protagonistas de la sesión

Dentro la Bolsa española, ArcelorMittal (-7,17%), Acerinox (-3,80%), y valores turísticos como IAG (-3,73%), lideraron las caídas del viernes, con apenas cuatro cotizadas en positivo. La más alcista fue Bankinter, que subió un 2,13% tras presentar sus resultados el jueves.

Pero el gran protagonista fue, sin duda, Siemens Gamesa, que se hundió un 14% tras lanzar un nuevo 'profit warning' (rebaja en las previsiones de beneficio) para este año. En concreto, la compañía estima ahora que sus ingresos caerán hasta un 9%, frente al 7%- 2% estimado inicialmente, con un impacto negativo de 289 millones en su resultado bruto (ebit) durante el primer trimestre de este año.