Interior de la Bolsa de Madrid. / efe

El Ibex extiende su buena racha y supera los 8.500 puntos

El selectivo suma once sesiones de subidas en las que acumula una revalorización del 5%

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

La Bolsa española mantiene el impulso de las últimas sesiones y el Ibex-35 encadena ya once sesiones consecutivas al alza en las que ha recuperado un 5%, su mejor racha desde septiembre de 2018. Con la revalorización del 1% del martes, el selectivo ha logrado reducir su caída anual al entorno del -2%. Y su gráfica por fin vuelve a superar los 8.500 puntos.

El mayor volumen de negociación respecto al lunes permitió consolidar las subidas, con los inversores sorteando los débiles datos del índice de confianza ZEW de sentimiento económico en Alemania. El indicador ha caído en agosto a -55,3 puntos, su nivel más bajo desde octubre de 2008.

Pese a las recientes subidas, el ánimo de los inversores sigue mostrando así cierta prudencia, por lo que los expertos no descartan que los principales indicadores bursátiles puedan tomarse un respiro en los próximos días tras la reciente escalada.

Dentro del Ibex-35, destaca la subida de las acereras, con ArcelorMittal liderando la parte alta de la tabla con un avance de más del 3%, seguida de Acerinox, que subió un 2,7% al cierre. Otros grandes valores como Telefónica o Repsol también despidieron la jornada con subidas de más del 2,5%.

Una subida que repitió uno de los grandes protagonistas de la sesión, IAG, tras confirmarse que ha convertido el préstamo de 100 millones a Globalia en una participación del 20% en Air Europa.

Con apenas siete valores en negativo, liderados por la caída del 1,5% de Fluidra, el mercado recibió buenas noticias desde EE UU, donde se esperaba la principal referencia de la jornada: los resultados de WalMart, uno de los grandes termómetros del consumo privado en el país que supone casi dos terceras partes del PIB.

Cabe recordar que en los últimos meses, el gigante minorista ha rebajado en dos ocasiones su previsión de resultados, ante el aumento de costes y el impacto de la inflación sobre los hábitos de consumo. Pero las cifras han sido mejor de lo esperado, con un beneficio para la compañía de 5.150 millones de dólares en su último trimestre fiscal. Sus ventas subieron un 8,4% hasta los 152.860 millones de dólares. Y solo en EE UU se elevaron un 7,1% hasta los 105.100 millones, superando los 104.400 millones anticipados por el mercado.

La referencia es sin duda positiva. Pero la compañía ha vuelto a insistir en que se enfrenta a elevados retos de aquí a final de año, indicando que, ante el impacto de la inflación, los consumidores mantienen su predicción por los productos de primera necesidad frente a otros de consumo más discrecional como la ropa.

Mientras, en el mercado de materias primas y tras las recientes caídas de los últimos días, el barril de Brent recuperó algo de terreno para pasar a cotizar en 95,5 dólares, mientras que el West Texas estadounidense supera de nuevo los 90 dólares.