Interior de la Bolsa de Madrid. / efe

Los bancos acercan al Ibex a los 8.200 puntos

Vodafone se hunde en la Bolsa de Londres tras rebajar sus previsiones de resultados

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

Las Bolsas europeas se quedan atrás ante el fuerte impulso alcista de Wall Street en una nueva jornada marcada por las expectativas en torno a la evolución de la inflación en la primera potencia mundial.

Los principales índices americanos abrieron en máximos de dos meses tras conocerse que el Índice de Precios al Productor (IPP) subió en octubre la 0,2%. Una cifra inferior al 0,4% que anticipaba el mercado y que da alas a aquellos que esperan que la Reserva Federal (Fed) estadounidense modere el ritmo de subidas de los tipos de interés en los próximos meses.

Las subidas también llegaron de la mano de valores como WalMart, disparada más de un 7% al cierre de los mercados europeos tras sorprender de forma positiva con sus resultados del último trimestre fiscal. A pesar de entrar en pérdidas, sus ingresos batieron las expectativas del mercado, que históricamente ha considerado a la compañía como un termómetro de la evolución del consumo en el país.

Pese al fuerte impulso al otro lado del Atlántico, los avances apenas superaban el 0,4% en el Viejo Continente, con el Ibex a la cola de los números verdes con una tímida subida del 0,27% manteniendo, al menos, los 8.188 puntos.

La mayor caída corresponde Grifols (-3,7%) y a Cellnex, que se deja un 3,3% después de conocerse que JP Morgan y HSBC acometieron ayer una venta acelerada del 3,6% del capital de la compañía, con un descuento del 7% respecto a su precio de cierre.

Otros grandes valores del sector como Telefónica también evitaron ganancias mayores en el selectivo, con caídas de más del 1,8%, impidiendo que las subidas de bancos y energéticas compensen los números rojos. Solaria subió un 7,6% al cierre, seguida de Banco Sabadell (+5,7%), Endesa (+2,2%), CaixaBank (2,1%) y Santander (1,42%).

El menor ánimo comprador en Europa llega tras un reciente rebote que puede invitar a la toma de beneficios en sesiones en las que, como la del martes, estuvieron condicionadas por los malos resultados empresariales de Vodafone, cuyas acciones llegaron a hundirse cerca de un 9% en la Bolsa de Londres tras rebajar sus previsiones de resultados para el conjunto del ejercicio.

Más allá del mercado bursátil, la atención de los niversores se desvía este martes hacia el euro. La moneda única aprovecha la debilidad mostrada en los últimos días por el dólar para dejar atrás la paridad. El cruce entre ambas divisas se situó en 1,03 dólares, su nivel más elevado desde julio, ante el mencionado giro que los inversores han dado en sus expectativas en torno al futuro de la política monetaria de la Fed.

Las previsiones apuntan ahora a que la subida de tipos en diciembre será de 50 puntos básicos, y no de 75 puntos como en las cuatro reuniones anteriores.