Interior de la Bolsa de Madrid. / efe

El Ibex salva la sesión del golpe bajista en Wall Street

El selectivo cierra plano en 8.476 puntos pese al desplome que ha llevado al Dow Jones a perder más de 800 puntos en el inicio de la sesión

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

La Bolsa española echa el freno en la escalada de las últimas jornadas, pero aguanta sin pérdidas el batacazo sufrido por Wall Street en los primeros compases de negociación al otro lado del Atlántico, en los que el Dow Jones ha llegado a perder más de 800 puntos en los peores momentos de la sesión.

El selectivo despide la jornada con un tímido avance del 0,1% hasta los 8.476 puntos, con Siemens Gamesa liderando las subidas disparada un 12,60%, después de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) levantara la suspensión de cotización tras confirmar su matriz que baraja lanzar una OPA por el 33% del capital que no controla sacarla de Bolsa.

Por detrás, las mayores subidas del selectivo español las han presentado Naturgy (+4,89%), Red Eléctrica (+2,40%), Solaria (+2,07%), ACS (+1,63%), Endesa (+1,25%), Enagás (+1,04%) y Grifols (+0,99%).

En el terreno negativo se han colocado Rovi (-5,21%), PharmaMar (-3,03%), Fluidra (-2,88%), Almirall (-2,58%), Cellnex (-2,47%), Indra (-2,44%), Meliá (-1,98%) y Santander (-1,37%).

Pese a que los inversores mantienen activado el botón de compas, los analistas advierten que el reciente rally de las bolsas occidentales de estos días «va a tener una duración limitada».

Desde el departamento de análisis de Link Securities consideran que esas subidas han sido producto, principalmente, de dos factores. Por un lado, el elevado pesimismo de los inversores, «reflejado en múltiples indicadores de confianza, algo que suele funcionar bien como indicador contrario en los mercados de renta variable, propiciando este tipo de reacciones». Por otro, «el elevado nivel de sobreventa que presentaban muchos valores y los principales índices, algo que también suele propiciar fuerte repuntes».

Sin embargo, desde la firma consideran que «estamos asistiendo a uno de los típicos rebotes que suelen experimentar los mercados bajistas». Es más, de momento no identifican catalizadores sólidos que modifiquen la tendencia bajista de fondo de los mercados, «con el crecimiento de las principales economías yendo a menos, la inflación probablemente a más y los tipos de interés manteniendo su tendencia alcista».

Sin grandes referencias macroeconómicas en la jornada, salvo nuevos datos de inflación en la zona euro y Reino Unido, los inversores siguen pendientes de la evolución de la política de confinamientos en China y los mensajes provenientes de la Reserva Federal estadounidense (Fed), después de que el presidente del organismo, Jerome Powell, reafirmase ayer que la lucha contra la inflación es el principal objetivo de la institución.

Los mercados descuentan así otras dos subidas de tipos de interés en 50 puntos básicos, el doble de los 25 puntos habituales, en las próximas reuniones de la Fed. Y eso vuelve a impulsar la rentabilidad de los bonos a largo plazo, que se mueve de manera inversa al precio.

En concreto, el interés del 'treasury' (bono estadounidense a diez años) vuelve a acercarse al 3%, nivel del que se alejó la pasada semana con la ola de compras de bonos que protagonizaron los inversores en busca de un activo considerado como más seguro que la renta variable. En Europa, el movimiento es más moderado, pero el papel alemán a diez años se mantiene sobre el 1%, mientras que el español ronda el 2%.

En el mercado de materias primas, el precio del petróleo retoma las subidas y el barril de tipo Brent, de referencia en Europa, se sitúa por encima de los 112 dólares, mientras que el West Texas estadounidense supera los 111 dólares, en un momento en el que el cruce entre euro y dólar (divisa en la que se denominan los precios de las materias primas) ronda los 1,05 dólares, con muchas voces alertando ya de la paridad a corto plazo, ante el distinto ritmo de las políticas monetarias a ambos lados del Atlántico.