Un operador en Wall Street. / efe

El desplome de Wall Street frena en seco a las Bolsas europeas

Los inversores extreman la prudencia tras la peor jornada en dos años en la principal plaza financiera del mundo

Clara Alba
CLARA ALBA

Máxima cautela en las Bolsas europeas tras el duro revés sufrido el miércoles por Wall Street en la que fue su segunda peor sesión de los últimos dos años, con caídas que rondaron el 4% en el Dow Jones y el S&P 500 y que se acercaron al 5% en el índice tecnológico Nasdaq. Las pérdidas se trasladan este jueves, aunque de forma más moderada, a las Bolsas europeas y el Ibex-35 perdió un 0,8% al cierre a punto de ceder los 8.400 puntos.

Con los inversores muy pendientes del futuro de las políticas monetarias, ayer volvió a quedar patente el difícil equilibrio para que la lucha contra la inflación no dañe el crecimiento. Y no solo porque la secretaria del Tesoro (y ex presidenta de la Fed), Janet Yellen, haya advertido de una potencial entrada de la economía mundial en un periodo de estanflación. En los últimos días han sido las compañías del sector retail (minoristas) las que han puesto sobre la mesa el miedo al frenazo económico, esta vez por el alza de costes y, sobre todo, por la caída del consumo que empiezan a notar ya de forma generalizada entre sus clientes.

Al igual que está ocurriendo en Europa, gigantes como Target o Walmart han advertido estos días de costes «inesperadamente altos» en su actividad, ante los problemas en las cadenas de suministro, la subida del precio de los combustibles y los «elevados» salarios. Y los inversores empiezan a ser conscientes de que las grandes empresas no podrán aguantar mucho más conteniendo márgenes para evitar trasladar ese incremento de costes al precio de sus productos.

Un escenario que no gusta nada al mercado, pues la recuperación del consumo es clave para retomar la senda del crecimiento económico. Y aquí está el principal motivo de las caídas bursátiles:Target ya ha reconocido que los consumidores han comenzado a modificar sus hábitos, gastando menos en los artículos de consumo discrecional (hogar y prendas de vestir), que suelen tener mayores márgenes.

«Este tipo de actitud suele tener lugar cuando los consumidores pierden confianza en el devenir de la economía y, por tanto, en la situación financiera futura», advierten desde Link Securities.

Con este telón de fondo, Inditex fue ayer uno de los principales lastres del mercado español, con caídas superiores al 2%. Solaria lideró las subidas (4%)junto a Siemens Gamesa, cuya cotización se acerca a los 16,56 euros después de que su matriz confirmase la intención de lanzar una opa de exclusión sobre la compañía.

En el mercado de materias primas, el precio del barril de Brent, de referencia en Europa, continúa en su escalada por encima de los 110 dólares. Por su parte, el West Texas estadounidense ronda los 108 dólares.