Los criptoactivos movieron 60.000 millones en España en 2021, un 4,8% del PIB

El Banco de España presiona para una regulación homogénea en Europa ante el riesgo de mercado y la aparición de actividades ilícitas asociadas al sector

Clara Alba
CLARA ALBA

El boom de las criptomonedas empieza a reflejarse en cifras hasta hace poco impensables y que han disparado las alarmas de los organismos supervisores, ante el miedo a que muchos minoristas estén participando de un mercado caracterizado por una elevada volatilidad de la que muchos pueden no ser conscientes.

Durante el pasado año, los criptoactivos movieron en España unos 60.000 millones de euros, según datos recogidos por el Banco de España. La cifra implica un 4,8% del PIB y un 2,7% de todos los activos financieros que se transaccionaron en el país.

La adopción de estas inversiones entre la población española no es nada desdeñable. Los datos apuntan a que un 12% de los adultos en España poseen criptoactivos actualmente, un 13% en el caso de los hombres y un 10% en el de las mujeres, mientras que la tenencia sería superior para los más jóvenes, siendo la banda de edad entre los 18 y los 24 años la que tiene el mayor porcentaje de adopción.

Crecimiento imparable

En una reciente aparición pública, la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, ya calificó esos porcentajes como «espeluznantes», ante las dudas en torno a que los inversores sean plenamente conocedores de los riesgos a los que están expuestos, o simplemente se han metido en el mercado por expectativas de revalorización muy elevadas.

Con el crecimiento del último año, España es ya la quinta economía por volumen de movimientos en criptoactivos de toda Europa, solo por detrás de Reino Unido, Francia, Alemania y Países Bajos. Y el país ya se sitúa por encima de otras plazas como Suiza e Italia.

En total, y según el informe publicado este martes por el supervisor, el volumen de transacciones en Europa rondó los 845.000 millones de euros el pasado año, copando un 25% de todo lo que se mueve en el mundo, incluso por delante de Norteamérica, con un peso del 18% en el mercado.

Los datos recogidos por el Banco de España reflejan el rápido crecimiento experimentado por este mercado. El volumen de transacciones en Europa durante el primer semestre de 2021 (último dato disponible) supuso más de diez veces el importe negociado durante el mismo periodo de 2020, respondiendo tanto a un incremento del número de operaciones como a la revalorización de criptoactivos como el bitcóin y una mayor oferta de los denominados stablecoins (como el tether, respaldada por el dólar), aunque los criptoactivos sin respaldo (cuya cotización es más volatil) suponen el 75% del total en España.

Regulación

Los inversores institucionales también tienen mucho que ver en este boom de la negociación, con cada vez un mayor número de operaciones de gran tamaño, que en muchas ocasiones superan los 10 millones de dólares. Pero los minoristas también tienen un peso cada vez mayor. Y eso es lo que preocupa tanto al Banco de España como a la CNMV, ante la falta de una regulación propia más allá de la reciente circular sobre la publicidad de este mercado con la que se intenta que los contenidos de la misma sean comperensibles y no engañosos, incluyendo de forma visible los riesgos asociados a la inversión.

Bajo este escenario, el Banco de España presiona para impulsar en Bruselas una regulación común que evite el arbitraje entre las distintas jurisdicciones. Sobre todo porque ya se ha detectado «cierta proporción de operaciones con estas monedas que tienen como fin actividades ilícitas».

En el caso de España, el porcentaje de operaciones como estafas y robos y otras relacionadas con blanqueo de capitales representarían el 1% del total entre julio de 2020 y junio de 2021. «Este porcentaje es reducido, pero podría constituir una cota inferior, ya que Chainalysis solo identifica como tales aquellas en las que ha habido un proceso de investigación policial», indican desde el supervisor.