Campaña de publicidad de Bit2Me en Madrid. / R. C.

La CNMV vigilará de cerca la publicidad de criptomonedas en redes sociales

El organismo exigirá que las campañas dirigidas a más de 100.000 personas se comuniquen 15 días antes de su puesta en marcha

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

Han pasado solo unos meses desde que la empresa Bit2Me empapelara las calles de Madrid con una agresiva campaña de publicidad que invitaba a invertir en criptomonedas a unos minoristas deseosos de cumplir su sueño de alta rentabilidad en poco tiempo.

Esta campaña fue, precisamente, el detonante definitivo para que el Ministerio de Economía y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se planteasen seriamente la necesidad de regular estos anuncios, tras numerosas alertas sobre el riesgo de volatilidad y la potencial falta de liquidez que entraña la falta de información sobre los criptoactivos para los minoristas.

Ahora, y tras el anuncio inicial de abril, el supervisor ha dado luz verde al borrador de la circular que regulará esta actividad (regulará la publicidad, no los productos ni los proveedores). En concreto, aquellas campañas que vayan dirigidas a más de 100.000 personas, consideradas como masivas, tendrán que comunicarse a la CNMV, al menos, 15 días antes de su puesta en marcha. Y en ese plazo, el organismo podrá parar la campaña si así lo considera.

En total, la circular que estará abierta a consulta hasta el mes de agosto consta de siete normas, una disposición final y dos anexos. En la primera norma, que define el objeto de la circular, la CNMV deja bien claro que la regulación no estará solo dirigida a las tradicionales campañas en televisión, radio o prensa escrita. Internet también será objeto del escrutinio del regulador. Y especialmente, todo lo que envuelve a las redes sociales y, aunque sin mencionarlo explícitamente, a los denominados 'influencers', con un importante número de seguidores que bien pueden dejarse 'aconsejar' por los consejos de sus ídolos.

En concreto, la CNMV podrá exigir esa comunicación previa a cualquier campaña sobre criptoactivos realizada por un 'blogger', 'youtuber' o persona influyente en las redes. Lo mismo con vídeos patrocinados, según el número de seguidores que tenga el emisor del video.

Por otro lado, quedan excluidos de aplicación de la circular actividades como los denominados ' white papers', publicaciones que sobre criptoactivos que emitan los analistas o comentaristas independientes y que no estén patrocinadas o promocionadas.

Mensaje de advertencia

En su circular, la CNMV indica que en el análisis de las campañas, la publicidad debe ser «clara, equilibrada, imparcial y no engañosa». Además, todas las comunicaciones comerciales tendrán que incluir un mensaje de advertencia, con un tipo de letra legible y en un espacio visible para el inversor: «Los criptoactivos no están regulados, pueden no ser adecuados para inversores minoristas y perderse la totalidad de la inversión».

La CNMV insiste en que al usar formato de audio o vídeo, la duración de la advertencia no deberá ser inferior al 20% de la duración de la pieza o a ocho segundos, lo que sea más breve. Cuando el audio o vídeo tenga más de 60 segundos de duración, se incluirá la advertencia al principio y final de la misma. En los demás casos, deberá insertarse al final de la pieza.

En todos los casos, «la CNMV podrá informar a los sujetos obligados de los desajustes que aprecie en su actividad publicitaria y requerir el cese de la publicidad o su oportuna rectificación», indica el documento.