Juan Roig, presidente de Mercadona. / juan j. monzo

El brazo inversor de Juan Roig entra en el negocio de criptomonedas

La plataforma Criptan cierra una ronda de financiación de 3,5 millones de euros en la que también participan Ángel Corcóstegui y Jose María Castellano

C. A. / EP

Los grandes empresarios se suman a la ola de inversión en criptomonedas. La plataforma española Criptan ha levantado 3,5 millones de euros en su última ronda de financiación, en la que ha conseguido el respaldo de figuras como Juan Roig, presidente de Mercadona, que ha invertido en la plataforma a través de su brazo inversor.

También lo ha hecho a través de su family office Ángel Corcóstegui, ex consejero delegado de Banco Santander y José María Castellano, el que fuera vicepresidente y consejero delegado de Inditex hasta 2005. A ellos se suman otros representes de generaciones más jóvenes, como los populares youtubers WillyRex, con más de 35 millones de suscriptores, y Vegetta777, con más de 32 millones, entre otros.

También han participado en esta ronda de financiación los fundadores de Team Heretics, uno de los mayores equipos de eSports del mundo, así como el fondo Draper B1.

«Esta ronda de financiación ha supuesto un duro trabajo, ya que hemos intentado vincular Criptan con las personas más relevantes en su sector. Y creo que lo hemos logrado, ya que, para nosotros, los inversores no solo suponen una inyección económica, sino que representan muchas más cosas y de una forma u otra forman parte del equipo y de nuestra filosofía», destaca el consejero delegado de la plataforma, Jorge Soriano, en un comunicado.

Según indican desde la compañía, que ha pasado de contar con 5 empleados a cerca de 40 este año, la cantidad levantada les permitirá llevar a cabo «un plan más ambicioso y global para la plataforma», ya que abrirá operaciones en México próximamente, así como en otros países de Latinoamérica de cara al año que viene.

Vigilancia

El éxito de la ronda de financiación evidencia el interés de los inversores por este tipo de plataformas, en un momento en que reguladores y supervisores siguen trabajando en una regulación que, al menos, permita a los inversores minimizar al máximo posibles fraudes y publicidades engañosas en un 'activo' que ya de por sí presenta una elevada volatilidad.

En España, la CNMV trabaja para sacar adelante una norma por la que, entre otras cosas, aquellas campañas que vayan dirigidas a más de 100.000 personas, consideradas como masivas, tendrán que comunicarse, al menos, con 15 días de antelación. Y en ese plazo, el organismo podrá parar la campaña si así lo considera.

Una medida que no solo afectará a lso tradicionales anuncios en televisión o prensa, sino que se extiende a cualquier campaña sobre criptoactivos realizada por un 'blogger', 'youtuber' o persona influyente por su número de seguidores en las redes sociales. Lo mismo con vídeos patrocinados, según el número de seguidores que tenga el emisor del video.