Las nuevas construcciones se localizan en los centros de las zonas céntricas de las ciudades. / ARCADIO SUÁREZ

El mercado inmobiliario toma impulso y cierra 2021 con más de 9.000 ventas, el nivel de 2008

La facilidad de financiación, los bajos tipos de interés y el ahorro generado por las familias, explican el dinamismo. Se prevé un «buen» 2022 de ventas

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El mercado inmobiliario de las islas ha cerrado el año 2021 con claros síntomas de recuperación, tras el año de la covid en el que las ventas descendieron un 5% poniendo fin a seis años de mejoría tras el estallido de la burbuja en 2008. Hasta noviembre se realizaron en las islas 8.200 operaciones de compraventa y las previsiones apuntan a que el ejercicio cierre por encima de las 9.000. Se trata de un 30% más que un año antes. La cifra supone regresar a cifras de 2008, según los datos del Consejo General del Notariado.

«El mercado está muy dinámico aunque no está loco», indica el bróker del grupo Remax Arcoiris, Rafael Bello. El secretario general de la Asociación Canaria de Empresas de Gestión Inmobiliaria (Acegi), Aythami Rivero, afirma que el mercado inmobiliario de las islas «está muy activo».

    Como explica Bello, la facilidad de financiación que actualmente está dando la banca unida a los bajos tipos de interés explican el dinamismo del mercado. A esto hay que sumar el ahorro de los hogares, la mejora en la confianza de los consumidores y la necesidad que ha descubierto la pandemia de viviendas más amplias y con espacios abiertos (balcones, terrazas, terreno...).

    La demanda está formada sobre todo por residentes, entre los que hay personas que buscan su primera vivienda, y otros que, tras la covid, han decidido cambiar de piso. La pandemia ha generado nueva demanda y oferta, puesto que se trata de personas que venden sus viviendas para comprar otras. A esta demanda hay que sumar a los extranjeros que en 2021 regresaron al mercado inmobiliario de las islas.

    A todo esto se suman pequeños inversores que quieren adquirir pisos como 'refugio' de rentabilidad ante otras formas de inversión que apenas arrojan ganancias. Alquilar una vivienda en las islas y más en concreto en la capital grancanaria arroja una rentabilidad del 6% frente al 0,3% que dan los bonos del Estado a diez años y a la práctica 'nada' de los depósitos bancarios, según datos del idealista.

    Sin embargo, Bello apunta que los inversores son una pequeña parte del mercado. «Hay algunos que buscan para arrendar y sacar un dinero pero no es como en 2009 o 2010 cuando había muchos inversores comprando vivienda a los bancos a buen precio. Hay algo residual pero no es el grueso de la demanda ahora mismo», señala.

    Para los próximos meses, el sector confía en que el mercado mantenga el dinamismo. «Mientras haya financiación y siga barata habrá movimiento en el mercado. Además, en los próximos meses se espera generación de empleo con la inyección de dinero de los fondos europeos que reactivará la economía», apunta Bello. Uno de los 'peros' del mercado es la falta de oferta de vivienda nueva. Fue hace tres años cuando empezaron a construirse nuevas promociones en el archipiélago tras un parón absoluto pero están concentrada en las zonas céntricas de las ciudades. En 2021 el sector de la construcción dio un acelerón y se pusieron en el mercado unas 3.500 viviendas. Ese ritmo debe continuar para poder dar respuesta a la demanda y evitar que los precios se tensionen en exceso.

    Una de las peculiaridades de las compraventas que se están realizando actualmente es que muchas se hacen con recursos propios en su totalidad, sin cerrar una hipoteca, o de forma parcial, recurriendo al crédito en un pequeño porcentaje. «La demanda está demostrando capacidad de compra con recursos propios, según se observa en la proporción de hipotecas sobre compraventas y ratios de endeudamiento, ambas estables y equilibradas en los últimos meses», indica la directora del Servicio de Estudios de Tinsa, Cristina Arias.

    Como apunta Bello, otra característica es la demanda de viviendas amplias y con espacios al aire libre. «Empezó tras el confinamiento y continúa la tendencia», manifiesta.

    viviendas se vendieron en Canarias en el mes de noviembre, según los datos del Consejo General del Notariado. La cifra supone un destacado repunte respecto a los primeros meses del año, cuando apenas se superaban las 500. El mercado está en plena recuperación.

    Los precios suben un 6% y seguirán al alza en este 2022

    Los precios han subido en la vivienda en el año 2021 entre un 4% y un 6%, si bien en el caso de la nueva el repunte ha sido superior debido al encarecimiento de las materias primas.

    Según los datos de Tinsa, el precio medio del metro cuadrado se sitúa en las islas en los 1.376 euros. La cifra supone que aún está un 28% por debajo de los precios máximos. Desde los mínimos, han subido un 20%.

    Por provincias, ha sido la de Santa Cruz de Tenerife la que ha experimentado un mayor aumento, del 10,9%, mientras que en la de Las Palmas el alza es de un 5,2%. Por capitales, la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria presenta un precio más elevado, de 1.526 euros, mientras que en Santa Cruz de Tenerife, el metro cuadrado se sitúa en los 1.394 euros. Se prevé que los precios sigan al alza ligeramente a lo largo de este año, si bien, los expertos consultados rechazan la posibilidad de una nueva burbuja.

    Desde el Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, apunta que no hay perspectivas de que el mercado se vaya a sobrecalentar o tensionar en los próximos años y descartan por completo la posibilidad de que España vuelva a sumergirse en una situación de burbuja inmobiliaria.

    A nivel nacional, el precio de los pisos repuntó de media un 4,3%, hasta alcanzar los 1.470 euros el metro cuadrado. Los pisos en el conjunto del Estado han recuperado un 22% desde los precios mínimos pero siguen aún un 28% por debajo de los máximos.