Más de 1.000 canarios, sin examen de conducir por el paro

El masivo seguimiento de los examinadores de la Dirección General de Tráfico (DGT) de Canarias a la huelga convocada a nivel nacional para los lunes, martes y miércoles entre el 19 de junio y el 31 de julio, se ha saldado en la primera semana con 1.034 pruebas suspendidas. Solo 171 canarios han podido presentarse gracias a que cinco examinadores no han ido al paro.

Más de 1.000 canarios se han quedado colgados y sin examen práctico del carné de conducir en la primera semana de huelga de los examinadores de la DGT. En total, en tres días se han realizado tan solo 171 pruebas que fueron posibles porque cinco examinadores no han secundado el paro, según fuentes del colectivo. Y es que de un plantilla de unos 35 examinadores en activo en todo el Archipiélago, únicamente cinco han ido a trabajar.

En Gran Canaria están trabajando cuatro de una plantilla de 17; en Tenerife, uno de 15 mientras que en Lanzarote, han ido a la huelga los tres examinadores que hay. Fuerteventura es la isla menos perjudicada puesto que las pruebas (realizadas por examinadores que se desplazan de Gran Canaria) son los viernes, cuando junto al jueves no hay paro. De mantenerse la huelga hasta el próximo 31 de julio, como reza en la convocatoria, unos 4.500 canarios se verán afectados.

El seguimiento del paro en las Islas ha sido muy elevado, al igual que a nivel nacional. En Canarias se cifra en el 87,1%, según fuentes del comité de empresa, que lamentan el perjuicio ocasionado en el alumnado pero consideran que el paro es la única forma de conseguir una mejora salarial prometida en 2008 y que aún no se ha materializado. Hace dos años, en 2015, los examinadores hicieron otra huelga por el mismo motivo que se desconvocó con la promesa de mejoras salariales que tampoco entonces se hicieron efectivas. Fuentes del colectivo, indican que los examinadores cobran entre 1.200 y 1.300 euros al mes en un trabajo que exige estar 7,5 horas sentadas en un coche y que tiene riesgos como el de sufrir accidentes o incluso, agresiones. Los trabajadores reclaman una subida del complemento específico que perciben de 240 euros brutos al mes, lo que vendría a ser en torno a 190 euros netos.

En total, el Gobierno debería desembolsar dos millones de euros.

«Hay un gran déficit de examinadores en España porque el trabajo no es atractivo y está mal remunerado. Creemos que lo que pedimos es justo, máxime cuando el propio Gobierno reconoce que es lo justo», indican estas fuentes. A nivel nacional faltan 300 examinadores, en Canarias más de 15.