Entrevista a Gabriel Obiang. Ministro de Hidrocarburos y Minas de Guinea Ecuatorial

«Los políticos españoles deben ir a Guinea a ver que no es tan malo»

    Cargando reproductor ...
22/03/2019

El también hijo de Teodoro Obiang visitó ayer la capital grancanaria para participar en la tercera edición del Oil & Gas Meeting Day, organizado por el grupo Stier, y en el que participan empresas de distintos países como Noruega, Chipre, Austria y España. Con motivo de su visita concedió esta entrevista en la que analiza la situación de Guinea Ecuatorial y se queja de las «críticas injustas» que recibe su país

ETIQUETAS:

— Este año su país tiene una presencia destacada en el tercer O&G Meeting Day que organiza el grupo Stier, ¿a qué se debe?

— Estuve ya el año pasado. Me gustó el formato y decidí regresar. Nuestra presencia coincide con la celebración en 2019 del Año Energético en nuestro país, una iniciativa auspiciada por mi Ministerio dentro del aniversario de los 50 años de la independencia de Guinea Ecuatorial y que tuvo lugar en octubre de 2018. La idea no son solo los hidrocarburos, sino que sea un año para dar a conocer el potencial de Guinea Ecuatorial. Tenemos programadas visitas a Nigeria, Houston, Ciudad del Cabo, Abu Dhabi y en España, Las Palmas de Gran Canaria, para dar a conocer las oportunidades del país no solo en petróleo y gas sino también en otras áreas como el ecoturismo y los servicios marítimos. Nos gustaría avanzar hacia un modelo similar al que tiene Canarias, con plataformas petrolíferas y con turismo.

— Hay una diferencia sustancial entre su país y Canarias y es que aquí no se extrae petróleo.

— Efectivamente pero nuestro petróleo es fuera de la costa y creemos que el potencial turístico que tenemos puede ser incluso mayor que el petrolero con el paso de los años. Debemos buscar el equilibrio entre las dos actividades y Canarias es el ejemplo. Además con este archipiélago nos unen muchos lazos. Muchos miembros del Gobierno, como yo, han estudiado aquí. Es nuestra segunda casa. Antes, cuando había vuelos directos venía con frecuencia porque era estratégico pero ahora, el tener que ir a Madrid para venir a las islas, hace que vengan menos ecuatoguineanos

— ¿Tiene previsto algún encuentro con el sector empresarial o con miembros del Gobierno de Canarias en su visita a las islas?

— No, visitaremos el puerto de Las Palmas que nos afecta. Una de las plataformas que está ahora extrayendo en Guinea Ecuatorial estuvo aquí y hay una segunda que irá en julio a perforar y que está actualmente en reparación. Hay un vínculo directo de la actividad petrolífera de nuestro país con La Luz. En cualquier caso el objetivo de nuestra visita es apoyar a los emprendedores de Guinea Ecuatorial para desarrollar los servicios. Uno de los problemas de mi país es que tiene al sector extractivo como principal de su economía y debemos buscar alternativas, como el turismo y no hay mejor lugar para aprender que Canarias.

— ¿Es elevada la presencia de inversores canarios en su país?

— Históricamente sí. Ha habido, hay y seguirá habiendo. Uno de los mayores proveedores de alimentos en el país es Comercial Santi, que es de Canarias y otro es Martínez y Hermanos, que es de Lanzarote. Podemos decir que los canarios han sido los que nos han estado alimentando durante mucho tiempo. Hay muchos españoles en servicios y también en mantenimiento de todas las infraestructuras que hemos creado en los últimos años.

— ¿Debería ser mayor? ¿Desaprovecha Canarias una oportunidad?

— Creo que debería ser mayor. Para empezar tienen mejor acogida. El canario tiende a entender mejor al ecuatoguineano por el contacto con el continente africano que personas de otros países, por eso ellos prosperan mejor en el país. Los canarios no son extranjeros allí y lo han hecho muy bien. Había una empresa, Cororasa, que construyó muchas carreteras en el país. Tenían incluso vuelos directos desde Fuerteventura por el nivel de actividad que había. Un consejo que doy a los canarios que vayan a Guinea es decir que son canarios. Con eso tienen casi el contrato ganado.

— ¿Qué infraestructura turística tienen ustedes actualmente?

— Hemos invertido mucho en los últimos años. Tenemos carreteras a casi todos los rincones del país, infraestructuras eléctricas, hospitalarias, hoteles de alta calidad... y tenemos mucho potencial turístico. En la isla de Bioko tenemos un lugar de parada de las tortugas gigantes, varias calderas únicas en el mundo y una situación muy similar a Galápagos, donde se han desarrollado animales únicos. Hoy llegan turistas a conocer esto y un nuestro objetivo es potenciarlo.

— ¿Cuál es el problema para que no reciban mayor número de turistas? ¿Influye el régimen político del país?

— Sí y no. Muchos miran en internet y ven informes viejos del país y deciden no ir. Luego tenemos un problema con los visados, el sistema es muy lento pero estamos trabajando para agilizarlo. Aspiramos a turismo europeo y al de la región: la clase media de Nigeria, Camerún y Gabón.

— ¿A qué ritmo crece la economía ecuatoguineana y qué producción de crudo tienen?

— El crecimiento del país es aún negativo, de un -2%, aunque aspiramos a que en 2020 ya sea positivo. De crudo producimos 120.000 barriles al día y si unimos otros líquidos son 300.000 barriles.

— Con estos datos, Guinea debería ser un país rico.

— Sí y no. Hemos producido mucho y hemos invertido mucho en construcción de infraestructuras. Ahora los ingresos van a su mantenimiento. Construimos y mantenemos infraestructuras, proyectos sociales, sanidad, educación...

— Como país productor de petróleo y miembro de la OPEP, ¿qué previsiones tienen del precio del crudo a corto plazo?

— Un precio de 60 dólares es perfecto. Permite recuperar la inversión. Sin embargo, creemos que a mediados de este año habrá una nueva bajada, si no lo ha hecho aún es por la situación política de Venezuela, Irán y Libia. Si estos países hubieran producido a niveles normales estaríamos hablando de un precio de 10-20 dólares.

— Con esos precios es muy difícil que el sector de extracción offshore y las plataformas petrolíferas que duermen en La Luz se reactiven.

— Las inversiones para el próximo año se van a mantener, lo que puede suceder es que los productores, como nosotros, tengamos pérdidas. Muchas de estas plataformas no van a estar aquí el próximo año.

— ¿En qué consiste el plan de licencias de explotación que sacarán a licitación el próximo mes de abril?

— Vamos a sacar 27 bloques de exploración normales y cuatro ya tienen descubrimiento. Esto me da confianza para decir que en 2020 habrá aumento de producción. El próximo año prevemos 4 billones de dólares de inversión directa.

— El régimen de Teodoro Obiang ha sido y es duramente criticado por vulnerar los derechos humanos en Guinea Ecuatorial. ¿Habrá un cambio a corto plazo en su país?

— Invito a muchos españoles y europeos a que visiten el país. Guinea Ecuatorial ha hecho una gran transformación y no se le puede juzgar por el hoy. Se le debe juzgar en función de dónde empezó y dónde está, qué inversión ha hecho en sanidad, educación, alfabetismo, lucha contra la malaria, derechos humanos... Si uno evalúa dónde estaba hace 15 años y donde está hoy lo entendería. Guinea no es un país perfecto. Hay incidentes, el problema es que muchos de ellos se generalizan y se sobreexplotan. Hay que juzgar en su justa medida. A España no se le juzga por lo que pasa en Cataluña, por ejemplo. En este conflicto se buscó la provocación y que salieran imágenes con gente sangrando para extenderlo en las redes sociales. En Guinea hay incidentes así y eso es solo lo que sale no las otras imágenes del país.

¿Anima a España a abrirse más a Guinea Ecuatorial?

— Todos los días vemos las cadenas de Guinea, TVE, Telecinco, la Sexta y el 24 horas. Cuando vemos que vienen filipinos, americanos, franceses, árabes, rusos... nos preguntamos qué les pasa a los españoles que están perdiendo una oportunidad de oro en Guinea. Luego los líderes españoles van a Arabia Saudí y allí no hay problema. Vamos a desarrollar en Guinea el hub más grande de África y son empresas de otros países los que lo están haciendo y son 4 billones de dólares. El factor de juicio que se hace de Guinea no es justo. Lo que recomiendo a los políticos españoles es que visiten el país para que vean que no es tan malo como creen.