Los hoteleros buscan fórmulas para ganar control en el negocio turístico

13/10/2019

La cadena IFA apoya la propuesta de Ashotel para que los hoteleros canarios «se unan y ganen independencia». El grupo ligado a Lopesan no descarta la opción de participar en un proyecto junto a otras empresas para reflotar un operador, una opción que plantea Cehat con el alemán Neckermann

La quiebra del gigante de la turoperación Thomas Cook ha llevado a los hoteleros tinerfeños liderados por Ashotel a resucitar su propuesta de crear un operador turístico con capital canario con el que gestionar y controlar plazas aéreas con destino a las islas. La propuesta se ha encontrado con reticencias como la del presidente de la patronal de Gran Canaria, FEHT Las Palmas, José María Mañaricua, que cuestiona la viabilidad de un proyecto que requeriría «una inversión millonaria».

Pero no todos son excépeticos ante el planteamiento de Ashotel. Santiago de Armas, presidente de IFA y consejero de Lopesan, considera que al empresario canario se le presenta una «oportunidad única» para ganar influencia en el proceso que permite que un turista elija el destino y compre sus vacaciones en Canarias.

De Armas, también presidente de la Comisión de Turismo de la Cámara de Comercio de Gran Canaria, sí cree firmemente en las posibilidades de éxito de una «iniciativa conjunta, en la que colaboren empresas canarias con apoyo público». Considera que los apoyos financieros puntuales de las administraciones públicos están justificados sobre todo «en una situación de crisis» como la que h asupuesto la quiebra de Thomas Cook.

Y reconoce que IFA está «analizando» todas las opciones posibles ante esa oportunidad que se presenta para ganar influencia en el negocio de la turoperación a través de una inversión que considera «perfectamente asumible y que generaría un retorno».

Aunque insiste en que «no hay nada concreto cerrado», sí explica las tres posibilidades que se plantean en el entorno de esta marca hotelera con sede en Alemania ligada al grupo Lopesan: «La constitución de una nueva marca, la participación en alguna que esté en funcionamiento, o apoyar la regeneración de algunas que tienen posibilidad de caer, o que pasan por dificultades como consecuencia de la caída de su matriz, Thomas Cook».

Esta última opción coincide plenamente con las declaraciones lanzadas esta misma semana en Gran Canaria por el presidente de la Confederación Española de Hoteleros y Alojamientos Turísticos (Cehat), Juan Molas, que animó a las cadenas canarias a invertir capital, junto a otras nacionales, para reflotar la marca Neckermann, filial alemana de Thomas Cook.

Molas daba a entender que hay cadenas importantes dispuestas a apoyar a exdirectivos de Neckermann Reisen que, según varios medios especializados, estarían intentado reflotar la compañía, que se declaró insolvente justo después de que fuera anunciada la quiebra de Thomas Cook.

Lopesan y Satocan pusieron en marcha en 2005 Holiday Jack, un proyecto destinado al mercado alemán para ofrecerles paquetes turísticos que no aguantó la brutal competencia en el sector de la turoperación en aquellos tiempos.

«Es una inversión de mucho riesgo, pero mucho menos que la que implica la construcción de un hotel, y si tuviéramos éxito, es mucho más rentable», concluye.

El presidente de FEHT Las Palmas, José María Mañaricua, mantiene sus dudas sobre la viabilidad de la opción concreta de crear una aerolínea con capital hotelero local: «Es un negocio millonario, que exige conocimiento del sector aéreo, y que requiere mucho más que poner 10 millones de euros».

También el presidente de la Confederación Española de Agencias de Viaje (Feav), Rafael Gallego, coincide con Mañaricua en que «montar un operador desde cero que genere capacidad aérea, como ideal es genial». «Pero llevarlo a la realidad es otra cosa. El entorno para crear una compañía es muy complicado. Nos hemos olvidado que en año y medio han quebrado 24 compañías porque hay sobreoferta de aerolíneas. Es muy difícil competir en precios con gigantes como Ryanair», insiste Gallego.