El presidente de ALA, Javier Gándara, durante la presentación de previsiones para el invierno. / efe

Las líneas aéreas ya ofertan un 17% más de asientos para Canarias que en 2019

El presidente de ALA, Javier Gándara, se muestra optimista sobre la evolución del tráfico aéreo en el periodo de noviembre-febrero

Loreto Gutiérrez
LORETO GUTIÉRREZ Madrid

Las aerolíneas han programado para la temporada de invierno, entre los meses de noviembre y febrero, un 17% más de plazas para volar a Canarias de las que se ofertaban en el mismo periodo de 2019, antes de que estallara la pandemia. Así lo adelantó ayer en rueda de prensa el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara, quien destacó que Canarias se sitúa en previsiones por encima de la media y se mostró «optimista» sobre el aumento de la demanda.

En la comparación se excluyen los datos de marzo, porque fue en la segunda mitad de marzo de 2020 cuando la pandemia comenzó a afectar a Europa. De contabilizarse, el incremento de plazas ofertadas sería mucho mayor.

Gándara precisó también que la quiebra del turoperador Tomas Cook en septiembre de 2019 supuso una caída importante de la oferta de plazas en el mercado canario que no se pudieron recuperar a corto plazo, lo que hace que la diferencia con los asientos ofertados para este invierno sea tan destacada.

«A pesar de que estamos comparando con los meses posteriores a la caída de Tomas Cook el dato es muy bueno, porque se ha recuperado buena parte de la capacidad perdida», expuso el presidente de ALA.

Un elemento determinante ahora para el resultado de la campaña de invierno es comprobar si se incrementa también la demanda y cómo van de llenos los aviones. Pese a la previsión de superar la oferta de plazas previas a la pandemia, el nivel de ocupación -el porcentaje de billetes vendidos respecto a la capacidad de la aeronave- es del 83%, aún algo inferior al que se registró en 2019, que fue del 85%.

A este respecto, Gándara señaló que si bien inicialmente la recuperación en número de vuelos iba más rápida que en pasajeros, en la actualidad el nivel de ocupación de los aviones está ya en «un nivel similar al de 2018 y muy cerca de 2019», lo que permite prever como «bastante probable» que se igualen los datos prepandemia.

Otro factor condicionante es la repercusión del precio de la energía, la inflación y el encarecimiento de las hipotecas sobre la capacidad de gasto familiar. «La menor renta disponible puede afectar a la demanda, aunque de momento el impacto no es grande», señaló Gándara.