Las grandes empresas tienen que hacer frente al pago fraccionado en plena crisis

03/04/2020

Colegios profesionales y asesores fiscales piden a Hacienda un aplazamiento de los pagos tributarios de la grandes corporaciones, que enfrentan a los pagos a cuenta del IS en un momento de caída de actividad y dificultad de tener datos

Las medidas puestas en marcha por el Gobierno de España y encaminadas a aliviar la situación generada por el coronavirus de pymes y autónomos pasan de largo para las grandes empresas, para las que no se contempla ningún tipo de aplazamiento en el pago de las obligaciones y deudas tributarias. El parón de actividad, los ERTE y el confinamiento de sus trabajadores también les afectan y sin embargo, están obligadas a presentar antes del 20 de abril del primer pago fraccionado del Impuesto de Sociedades y correspondiente al primer trimestre del año.

Así se puso de manifiesto ayer en un seminario virtual organizada por la firma Deloitte en Canarias y en la, de la mano de distintos especialistas, se analizaron las implicaciones laborales derivadas de la Covid-19, el impacto societario contractual y societario en las empresas y las medidas tributarias aprobadas para paliar la crisis. También se analizará la situación de los mercados financieros.

El socio de Deloitte Legal y responsable de la firma en Canarias, Ignacio Medina, puso de manifiesto el problema al que se enfrentan las grandes empresas de España y Canarias -muchas presentes en el seminario virtual- que tienen que hacer frente antes del día 20 de este mes del pago a cuenta del Impuesto de Sociedades. Según indicó, estas empresas van a tener que hacer el desembolso en un momento de caída del beneficio y cuando se anticipan meses de menor actividad.

«La crisis empezó el 15 de marzo y nos encontramos con un mal común y es que muchas empresas tienen que atender el pago fraccionado con la que está cayendo y en un momento de caída del beneficio», indicó Medina.

A esta difícil situación se añade que muchas de estas empresas no tienen siquiera cerrados sus estados contables después de que el 15 de marzo se cesó su actividad por decreto. «Otra dificultad es que los departamentos de administración de estas grandes empresas y que tienen la información para ese pago fraccionado y el cumplimiento de la normas fiscales no están totalmente operativos», manifestó.

El socio de Deloitte Legal, Ignacio Martín de la Fuente, destacó que, a pesar de las quejas planteadas por colegios profesionales y asociaciones el Ministerio de Hacienda «ha hecho oídos sordos». «A fecha de hoy la consigna es que el día 20 las grandes empresas tienen que tener presentados y pagados sus pagos mensuales y a cuenta», indicó Martín. Otra dificultad añadida, según señaló Medina, es el colapso esto días de la web de la Agencia Tributaria por la campaña de la Renta. «No se puede entrar para hacer las gestione», afirmó.