Los centros formativos pierden hasta un 60% de facturación en las Islas

La huelga de examinadores desangra a las autoescuelas

17/07/2017

Las autoescuelas insisten en que sus alumnos son los principales perjudicados por la huelga que mantienen los examinadores de tráfico desde junio. Pero advierten de que la pérdida de ingresos que está generando comienza a amenazar empleos en los centros de formación.

Las Palmas de Gran Canaria
ETIQUETAS:
- dgt

La huelga de examinadores ha dejado sin exámenes a unos 4.000 aspirantes en Canarias hasta la fecha, según la Asociación de Autoescuelas de Las Palmas (Asocaelan), lo que está provocando que el embudo se estreche a medida que pasan los días.

El presidente de Asocaelan, José Suárez, recalca que los grandes afectados son los alumnos, sobre todo en una época, el verano, en la que cada año intentan conseguir un carné de conducir unos 13.000 canarios. Pero advierte también de la preocupación creciente ante la difícil situación de las autoescuelas.

José Valle Conde, director de la autoescuela valle en Arguineguín desde hace 40 años, quiere dejar claro que «respeta» los motivos que han llegado a los profesionales de la Dirección General de Tráfico (DGT) a movilizarse, pero advierte de que la huelga «está provocando un enorme daño también a los centros de formación». En su caso, explica que la facturación ha caído «entre un 50% y un 60% desde el inicio de la huelga.

Suárez, que ya se ha reunido con representantes de varios grupos parlamentarios para exponer la situación, reconoce que algunas autoescuelas están llegando al «límite». Las escasas posibilidades de examen hacen que muchos alumnos renuncian a las clases y los ingresos se derrumban. «Las autoescuelas no saben hasta cuándo podrán aguantar sin tener que recurrir a despidos», añade.

Los examinadores lamentan los perjuicios, pero recuerdan que se han visto forzados a recurrir a la huelga como única forma de conseguir una mejora salarial prometida en 2008. El colectivo protagonizó otro conflicto en 2015, y entonces, la DGT prometió mejoras salariales y profesionales que no se han cumplido. Los trabajadores han secundado paros los lunes, martes y miércoles de todas las semanas para reclamar una subida del complemento específico que perciben de 240 euros brutos al mes.