La banca quita hierro a los errores del SEPE con los anticipos de ERTE

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha restado importancia a los errores del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) con los datos enviados a las entidades financieras para realizar los anticipos de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

EUROPA PRESS / MADRID

En una rueda de prensa telemática, Roldán ha asegurado que son "incidencias normales y menores" y ha d escartado que la banca se vaya a plantar en el proceso de abono anticipado de las ayudas por despidos temporales.

Según ha explicado, el sector va a trabajar para poner una solución mediante el diálogo con la Administración. En cualquier caso, ha asegurado que ninguna entidad le ha trasladado gran preocupación porque entienden que este tipo de incidencias puntuales son normales cuando se habla de "cientos de miles" de operaciones.

"Es inevitable y natural que por la rapidez de la operativa y de su puesta en marcha se produzcan incidencias. Mi postura es la de quitarle hierro al asunto", ha precisado el presidente de la patronal bancaria.

En este orden de cosas, Roldán ha ensalzado la "rápida" capacidad de la banca y del Gobierno para poner en marcha toda una serie de medidas para mitigar el impacto de la crisis generada por el coronavirus.

Así, aunque reconoce que el programa español es menor en tamaño que el de otros países europeos, cree que ha sido uno de los más rápidos en hacerse efectivo. "Lo importante en estas situaciones es hacer llegar la liquidez lo antes posible", ha añadido.

No obstante, cree que hay que estar atentos a los que hacen en otros países de Europa y, si otras medidas resultan ser adecuadas, aplicarlas en España. En su opinión, lo mejor es no cometer errores y los de mayor contenido se han evitado.

“Mentalidad abierta”.

Respecto a si los 100.000 millones de euros dispuestos por el Ejecutivo para dar liquidez al tejido productivo empresarial son suficientes, Roldán cree que ha estado bien pero considera que hay que tener la mente abierta por si hubiera que dotar más, cambiar criterios o incluso incluir nuevos instrumentos de financiación.

Algunos ejemplos que ha citado son la puesta en marcha de tramos de equity o deuda subordinada, así como medidas de alivio en las cargas tributarias de las pequeñas y medianas empresas. "Lo importante es tener la mente abierta y ver cómo va la economía española", ha aseverado.

En relación al debate sobre la creación de un 'banco malo' europeo, el presidente de la AEB opina que se trata de un instrumento para hacer frente a crisis sistémicas, por lo que le resulta un "poco prematuro" hablar del mismo cuando la situación creada por el Covid-19 ni si quiera tiene por el momento un carácter individual.

Además, ha apuntado al precio de transferencia de los activos como uno de los elementos más importantes a tener en cuenta. "El precio de transferencia no puede ser el del valor en libros, debe aproximarse al del mercado para que no se produzca un 'bail out' por parte de los contribuyentes", ha explicado.

CIERRE DE OFICINAS Y FUSIONES PARA IMPULSAR LA RENTABILIDAD

En otro orden de cosas, Roldán ha aprovechado para recuperar el debate de la rentabilidad, un desafío que costará más superarlo tras la pandemia.

De este modo, apuesta por el cierre de oficinas, una estrategia que mejora la eficiencia y permite optimizar la red. Sin embargo, ha añadido que esta postura no implica un recorte de empleos, ya que los trabajadores pueden ser recolocados en otras tareas.

Además de esta medida, también se ha referido a la consolidación bancaria. "Son una manera de mejorar la rentabilidad y continúa estando disponible como una solución en el sector bancario español", ha indicado. Roldán no ha descartado que empiecen a producirse fusiones transfronterizas en cuanto se complete y perfeccione la unión bancaria.

A LA COLA EN CAPITAL

En términos de capital, Roldán ha admitido que las entidades españolas están a la cola de Europa, pero cree que cuentan con una barrera cómoda para hacer frente a la situación. "Tenemos una barrera de defensa", ha precisado.

En cualquier caso, ha resaltado que el sector español se encuentra en una mejor posición que la de sus pares si se tienen en cuenta otras medidas como la ratio de apalancamiento que descuenta los activos ponderados por riesgo o la disposición de fondos propios.

"ES NECESARIA UNA REVISIÓN DE LA REGULACIÓN"

Por último, Roldán prevé que esta crisis provocará que se revise toda la regulación y que desde un punto de vista futuro cambie completamente. A pesar de esta postura, cree que el 'tsunami' regulatorio que ha venido experimentando la banca durante los últimos años "sin duda ha funcionado".

"No se puede desaprovechar este experimento natural que se nos ha ofrecido para hacer una revisión del paradigma regulatorio", ha apuntado. Algunas de las lecciones que cree que se pueden extraer son la necesidad de unificar los colchones de capital o plantearse la complejidad de los requisitos de liquidez.