El ministro José Luis Ábalos, en un momento de su discurso en el foro de la UIMP / EFE

La inversión en infraestructuras subió un 5,2% hasta julio, pese al coronavirus

José Luis Ábalos anuncia que en dos semanas hará pública su estrategia de movilidad segura, sostenible y conectada

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha defendido este miércoles que no se ha producido una «congelación de la actividad» en el sector de las infraestructuras pese a la pandemia, al confinamiento y al estado de alarma. Así, según ha detallado, hasta el mes de julio, la inversión de su departamento había crecido en 150 millones de euros, es decir, en un 5,2% con respecto al mismo periodo del año pasado.«No sólo no hemos reducido inversión, sino que la hemos aumentado», ha insistido Ábalos durante su participación en el foro «La inversión en Obra Pública para la recuperación económica», de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

El ministro Ábalos ha afirmado que, a diferencia de la crisis de hace una década, en ésta ha sido posible realizar un estímulo fiscal importante. «Aunque el estímulo fiscal no es la obra pública, la inversión pública también tiene un papel y lo ha tenido en esta crisis. Como principal organismo inversor en España, era importante mantener los contratos y los contratistas. Respetando la protección de la salud, colaboramos para que la actividad no se detuviese y las obras se vieran afectadas en la menor medida de lo posible. No ha habido una congelación de la actividad«, ha explicado Ábalos. Además, ha asegurado que en el futuro quiere que continúe el curso de las actuaciones y que no se frenen los trabajos en su sector.

Si bien ha reconocido que «nos esperan meses duros» y que «el trabajo es inmenso», «dentro de la gravedad de la situación, nos podemos felicitar por una actitud diferente de nuestros socios europeos». Ha hecho referencia al plan de reconstrucción aprobado por el Consejo Europeo el pasado mes de julio. «Ello significa que la reducción de la inversión en infraestructuras del 70% de la anterior crisis económica no se producirá en esta ocasión», ha resaltado el titular de Transportes, quien además ha destacado que su ministerio «tendrá un papel protagonista en estos estímulos fiscales a medio plazo». También ha insistido en que lo importante, además del volumen de las ayudas europeas, es el diseño del destino de tales inversiones para que no sólo generen actividad en el corto plazo, sino que además fortalezcan al país en el largo plazo.

Ábalos ha defendido también que hay que poner el dinero en actividades que tengan un mayor poder tractor, como la transformación verde y digital. Y, en este sentido, las que planea su ministerio implican que, por cada euro invertido, la riqueza generada es superior a dos. «Estamos ante una oportunidad histórica para España, no sólo de acceder a un flujo de recursos, sino de modernizar la economía, las infraestructuras, la movilidad», ha afirmado, para añadir: «Estamos trabajando en un plan que nos permita dar un paso de gigante».

El borrador de ese plan tiene que estar preparado en octubre.«Es una responsabilidad del Gobierno, pero el desafío nos compete a todos», ha afirmado, apelando a la unidad, al tiempo que ha afirmado que a su ministerio el reto no le pilla «con el pie cambiado»: «Europa nos impulsa a reformas en que ya estábamos trabajando».

En este sentido, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha anunciado también este miércoles que la semana que viene presentará la estrategia de movilidad segura, sostenible y conectada a las comunidades autónomas en la conferencia sectorial correspondiente y a la Federación Española de Municipios y Provincias. Una semana más tarde su departamento realizará la presentación pública y arrancará el diálogo, dado que el proyecto estará abierto a un innovador proceso participativo para obtener un alto grado de consenso y unidad, en palabras del ministro, que ha afirmado que el proyecto será «participativo y ágil porque trabajamos con márgenes muy estrechos».

José Luis Ábalos ha insistido en que el estallido de la pandemia ha incorporado elementos al debate o ha hecho abundar en las líneas en las que ya se estaba trabajando y que pasan por el diseño de un sistema de transporte más coordinado, flexible y adaptado, además de por su digitalización. En este sentido, el ministro ha explicado que, como consecuencia de la pandemia, se ha tenido que poner el foco en las cuestiones sanitarias, lo que ha llevado a realizar un control digital de los aforos, a la gestión de la demanda y a la redistribución de la oferta. Ello ha generado una gran generación de datos que se quiere mantener en el futuro: «Y esto es digitalización y conectividad». Estos datos, ha afirmado el ministro, se han dado a conocer, con objeto de dar transparencia al sistema, «porque el transporte público se basa en la confianza y ésta descansa en parte en la transparencia». Pero también en las buenas condiciones sanitarias, por lo que ha detallado que el transporte público está incorporando cámaras termográficas, sensores de aforo o cartelería dinámica para su gestión.

En particular, la estrategia contará con más de 40 líneas de actuación y 150 medidas concretas.