Foto de familia del 'II Encuentro sobre destinos turísticos inteligentes', ayer, en el Palacio de La Magdalena. / Roberto Ruiz

La inteligencia turística, «uno de los retos que va a definir el futuro» del sector

Santander acoge un debate multidisciplinar sobre Destinos Turísticos Inteligentes (DTI) en la UIMP. La ciudad es «pionera» en la implantación del modelo

MADA MARTÍNEZ Santander

«España tiene que hacer una apuesta por la recuperación turística y por el futuro» del sector, ha señalado este lunes el secretario de Estado de Turismo, Javier Valdés, poco antes de inaugurar en la UIMP la segunda edición del 'Encuentro sobre destinos turísticos inteligentes (DTI)'. Ese futuro pasa, añadió Valdés, por la inteligencia turística, una estrategia basada en las nuevas tecnologías, el análisis de datos, la sostenibilidad y el trabajo en red. Santander es una ciudad «pionera» en su implantación.

«El turismo tiene que ser una parte fundamental del futuro de nuestras regiones, del futuro de la economía, y tenemos que empezar a hablar de los grandes proyectos y grandes retos que van a definir ese futuro», ha apremiado Valdés. En la UIMP, se va a poner sobre la mesa «uno de esos grandes» desafíos: la inteligencia turística, «cómo nuestros destinos tienen que adaptarse a los retos de las nuevas tecnologías, de la sostenibilidad y del conocimiento cada vez más exhaustivo de los turistas de nuestro entorno».

El encuentro de la UIMP, organizado por el Ayuntamiento de Santander en colaboración Segittur, la sociedad estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas, va a tratar durante dos jornadas esta estrategia. Participan responsables de la gestión turística de Santander, Salamanca o Palma de Mallorca y expertos en soluciones tecnológicas y metodología DTI.

Santander tiene mucha presencia en la programación. La alcaldesa, Gema Igual, que ha inaugurado en el encuentro junto con Valdés y la rectora de la UIMP, María Luz Morán, se ha referido al modelo asumido por la capital como «una distinción. No en vano fuimos la segunda ciudad, después de Benidorm, que obtuvo este reconocimiento». La estrategia trata de poner «la tecnología al servicio del turismo»; de medir datos y obtener información de otras etapas más allá de la visita en sí, como el previaje y el posviaje; de «personalizar» la experiencia turística. «El turista ya no es solo consumidor, sino que también produce turismo», ha resumido la alcaldesa.

«Mejor» verano que en 2020

Tanto Igual como Valdés han recordado que el verano de 2021 aún sucede en situación de pandemia. La vacunación avanza en España y la incidencia «ya no es solo el único indicador» de medición, pero «todavía debemos convivir con los contagios», ha indicado el secretario de Estado. Ambos, en cualquier caso, apelan a la prudencia y la responsabilidad para controlar la propagación del virus.

Con todo, Valdés augura para el turismo un «mejor verano» que en 2020. Los datos y predicciones le llevan a pensar así. Por un lado, « contamos ya con 109.000 afiliados más en el sector turístico, algo que se repite en la mayor parte de las comunidades autónomas, también en Cantabria, y que viene a confirmar una tendencia ya consolidada de la recuperación del sector», ha celebrado.

Por otro lado, las expectativas sobre la llegada de turistas extranjeros son positivas. Se prevé que 16,9 millones visitantes internacionales pisen España en verano, lejos de los que España recibió en el «histórico» 2019, pero que casi triplican los de 2020.

¿Y qué pasa con el turismo británico? España está pendiente de que las autoridades de ese país permitan viajes libres de cuarentena a los nacionales con pauta completa de vacunación. La previsión al alza del turismo internacional estará condicionada por su llegada, ha revelado Valdés.

«Estamos en mitad del control de la variante Delta», ha añadido antes de apuntar a la necesidad de mantener el rigor en los planes de vacunación como hasta ahora. En este contexto, la situación «se debería normalizar», confía el secretario de Estado. «Estamos dando ya mecanismos que nos permiten generar certidumbre en la movilidad», como el certificado covid.

Igual se sitúa «a las puertas de un verano que se augura nuevo» y apunta a todas las medidas municipales para garantizar la seguridad, tanto el control de aforos en playas o pruebas serológicas gratuitas para el turismo de congresos. « Hablamos de la colaboración público-privada. Hemos conseguido entre todos hacer de Santander un destino seguro, una de las principales garantías que podemos ofrecer en estos momentos».

«Datos reales» para saber dónde actuar, dónde promocionarse

La cita comenzó con las intervenciones de Javier Valdés y Gema Igual, y de Enrique Martínez, presidente de Segittur, que centró su exposición en el modelo DTI como proveedor de un modelo que favorece la gobernanza y la interrelación. La metodología «permite tener una guía de actuación, compararte con otras ciudades y hacer políticas de precisión».

Miriam Díaz también hablo de precisión, en su caso, referida a los datos de impacto turístico. La concejala del Ayuntamiento de Santander habló sobre la ciudad como DTI, un distintivo que recibió en 2019 cumpliendo más del 80% de los 400 requisitos.

Díaz incidió en el 'big data', en la necesidad de tener información ajustada a la realidad para saber dónde actuar, dónde promocionarse, dónde están los públicos y qué demandan.«La principal reivindicación con el Ministerio tiene que ver con la puesta a disposición de ayuntamientos, diputaciones y comunidades de datos reales de afluencia de visitantes a los destinos», reveló al término de su ponencia.

Ahora, los datos de referencia los proporciona el INE a través de encuestas, pero el desfase es grande. En el caso de Santander hay una diferencia de más del 86% entre los visitantes que le ha otorgado el Instituto Nacional de Estadística en el año de pandemia y los que realmente llegaron. Es última información la obtiene el Ayuntamiento gracias a su participación en un proyecto de 'red.es', que procura una realidad más precisa gracias al 'big data'.

Díaz apunta a que no se pueden perder datos «fundamentales» para los destinos, que revelan la procedencia del visitante, el tiempo de estancia, sus movimientos, qué consumen, dónde se alojan. Es una información crucial «si queremos cambiar el modelo turístico del país y caminar hacia la sostenibilidad y calidad» en el sector.

Gema Igual también hizo ayer una reclamación al Gobierno central: «Necesitamos que ayude y apoye al sector turístico, a todas las profesiones –mencionó a los guías turísticos–. Tenemos ganas de que todos salgan del ERTE, de mostrar nuestra ciudad».