El sector industrial recuerda que es uno de los más castigados por la subida de los costes. / CARRASCO

La industria exige el 100% de sus ayudas REA para hacer frente a los sobrecostes

Aboga por optimizar la ejecución de la ficha financiera pero rechaza que se les quiten partidas a ellos para darles a otros, en referencia a los ganaderos, puesto que ellos «también están sufriendo» la crisis

SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de gran canaria.

El sector agroalimentario industrial de Canarias no aceptará una rebaja de las ayudas que recibe a través del Régimen Específico de Abastecimiento (REA), tal y como solicita el sector ganadero de las islas, porque estas partidas son clave para poder compensar los sobrecostes que sufre el sector con el encarecimiento de las materias primas, el transporte y la energía. Sin ellas, el producto elaborado en las islas sería más caro y no sería competitivo.

Así lo indica el presidente de la Asociación de Industriales de Canarias (Asinca), Raúl García, que recuerda que desde los orígenes del REA hay tres sectores beneficiarios de las ayudas que van encaminadas a abaratar la cesta de la compra de las islas: el consumo directo, las industrias agroalimentarias para la transformación de la materia del sector primario y el propio sector primario a través de los insumos para alimentación animal.

«Todos estamos soportando unos sobrecostes y me atrevería a decir que el sector industrial es uno de los más castigados. La factura de la luz del sector, que es electrointensivo, se ha multiplicado por tres. Eso no hay quien lo soporte», indica García.

«La situación es dura para todos»

Frente a las pretensiones de los ganaderos para que se suban sus partidas REA a cuenta de recortar las del sector industrial, García les recuerda que mientras que ellos han recibido 16 millones de ayudas públicas la industria no han recibido nada. « La situación está siendo muy dura para todos. Nosotros no queremos quitar nada a nadie pero tampoco queremos que nos lo quiten a nosotros», apunta.

Según señala, en la última reunión de la mesa del REA, en la que se sientan cuatro consejeros del Gobierno de Canarias y representantes de los tres sectores que se benefician de las ayudas, se cerró un acuerdo del que después se desdijo el sector ganadero. «Está claro que hay que sentarse y tratar de optimizar la ejecución de la ficha financiera para sacar el máximo aprovechamiento pero no se trata de quitar a unos para darles a otros», apunta García.

En este punto y respecto a la ayuda REA que recibe la leche en polvo importada y que es objeto de las críticas de los ganaderos al entender que se está subvencionando un producto que es competencia de ellos, García apunta que la industria compra cada año 50 millones de kilos de leche natural a los productores canarios para la elaboración de distintos productos.

La leche en polvo, necesaria para algunos procesos industriales

Según agrega, las cifras se han mantenido en niveles similares en los últimos años al igual que el consumo de esos productos, con lo que no se está dejando de comprar leche en las islas para traer de fuera.

García añade además que se importa leche en polvo porque Canarias no tiene capacidad de producir toda la que se demanda y porque algunos procesos industriales de elaboración de determinados productos la demandan. « Esto tiene que seguir siendo así», manifiesta.

Finalmente, apunta que el sector ganadero sufre el bajo precio de la leche en todo el Estado y que es Canarias la región donde más ayudas se les ha dado.

«Los ganaderos hoy solo tienen dos opciones: Vender o endeudarse»

«En todas las islas hay ahora mismo ganaderos vendiendo sus cabezas de ganado, por ejemplo en El Hierro hay una chica vendiendo 300 cabras. Y es que la salida del ganadero hoy es esa o bien, endeudarse. Esto es una ruina». Con estas palabras se expresa el vicepresidente de la Asociación Empresarial de Ganadería e Industrias Lácteas de Canarias (Aegil), Ómar Viña.

Según explica, los 16,4 millones de euros de ayudas públicas que han llegado al sector han cubierto en torno al 15% de los sobrecostes que ha sufrido el ganadero pero aún queda un alto porcentaje que éste debe asumir. «Las ayudas abonan tres meses de comida del ganado pero el resto lo tiene que cubrir el ganadero cuando hay insumos como el pienso que ha subido un 42% o la alfalfa que ha repuntado un 73%», manifiesta.

El conflicto con los ganaderos se saldó el jueves con el cese del director de Ganadería del Gobierno de Canarias, Taishet Fuentes, por pérdida de confianza.

Respecto a este movimiento, el diputado del grupo Nacionalista (CC-AHI) Narvay Quintero, dijo ayer que llegaba tarde e instó al Gobierno canario a posicionarse de manera firme al lado del sector ganadero de las islas. Desde CC-AHI reclaman medidas específicas que palien el incremento de precios de la alimentación animal y el precio de la energía, y que ayude a superar este momento.