Ignacio Sánchez Galán. / ep

Iberdrola pide anular las actuaciones del último mes en el 'caso Villarejo'

Incluye la imputación de Galán debido a la indefensión que le genera la «total ausencia de comunicación» del juzgado sobre la querella de la eléctrica a un exdirectivo clave en la causa

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

Iberdrola ha remitido un escrito al juzgado de la Audiencia Nacional que instruye el 'caso Villarejo' en el que reclama la nulidad de todos los actos procesales llevados a cabo desde el pasado 27 de mayo hasta el 25 de junio. La defensa de la eléctrica considera que se ha lesionado su derecho fundamental a la tutela judicial efectiva en la pieza separada que investiga los contratos con una empresa del comisario jubilado.

Entre los actos procesales producidos en este periodo se encuentran los autos del magistrado de la pasada semana, en los que se citaba como investigados al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y a otros ejecutivos para aclarar su conocimiento sobre estos servicios. También la resolución del 25 de junio, en la que el juez preguntaba a Fiscalía Anticorrupción sobre la imputación de Iberdrola como persona jurídica.

La compañía eléctrica lamenta en su escrito, de diez páginas, no haber sido informada por el juzgado de ninguna de las actuaciones de la instrucción, a pesar de ser parte interesada y querellante contra el exdirectivo de la compañía José Antonio del Olmo, una de las personas clave en las investigaciones, ya que señaló a Sánchez Galán como conocedor de los trabajos de José Manuel Villarejo.

Además, Del Olmo declaró en diciembre pasado que a finales de 2004 depositó ante notario un informe que apuntaría a una trama de facturas falsas creada para maquillar los pagos de Iberdrola a Cenyt, la empresa de seguridad del comisario jubilado. Unas acusaciones que le valieron una querella de Iberdrola por presunta falsedad documental.

Esta querella forma aparte del sumario de la Audiencia Nacional tras la inhibición de un juzgado de Bilbao, que sí la admitió a trámite. El asunto llegó al juzgado que dirige Manuel García Castellón en julio de 2020, pero en este periodo la compañía desconoce si se han practicado diligencias o directamente la querella se ha guardado en un cajón. Por este motivo, denuncia ahora su indefensión por la «total ausencia de comunicación» y reclama la nulidad de las actuaciones del último mes.

Este escrito llega en un momento importante, ya que el juez está a la espera de conocer la posición de la Fiscalía sobre la situación procesal de Iberdrola. En concreto, debe decidir si la considera investigada, como persona jurídica, o perjudicada por la querella admitida en su día contra Del Olmo. Pero de momento no hay noticias.