Borrar
El expresidente del Puerto, Luis Ibarra, ayer en la Ciudad de la Justicia.

Ibarra dice ser «absolutamente inocente» de las acusaciones de prevaricación y acoso laboral

El expresidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas acudió ayer a declarar como investigado ante la querella presentada por la jefa de Dominio Público

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 13 de marzo 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El expresidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, dijo ayer ser «absolutamente inocente» de las acusaciones formuladas por la jefa de Dominio Público en una querella presentada y admitada a trámite por el Juzgado de Instrucción número 6 de la capital grancanaria.

Ibarra hizo estas declaraciones poco antes de entrar en los juzgados para declarar en calidad del testigo. Ibarra está acusado de los presuntos delitos de prevaricación, revelación de secretos, calumnias e injurias con publicidad, contra la integración moral, lesiones y acoso laboral. Tras las declaraciones de Ibarra fue el turno del director del Puerto, Francisco Trujillo, y una hora más tarde, de la jefa de Recursos Humanos, Carmen Gloria Rodríguez. Los tres se negaron a responder a las preguntas del abogado de la otra parte. Solo atendieron a las del suyo.

«¿De qué se me está acusando?», preguntó Ibarra visiblemente incómodo a los periodistas que se encontraban en la puerta de los juzgados esperando su llegada. «Soy absolutamente inocente», indicó a continuación mientras cruzaba la entrada de la sede judicial de la capital grancanaria.

Como se recordará la jefa de Dominio Público fue removida de su puesto meses después de que se negara a cambiar el sentido de un informe oficial que rechazaba ampliar el plazo concesional a la empresa Terminales Canarios. Según consta en la querella, después de que la jefa de Dominio Público no siguiera las indicaciones dadas por el director del Puerto y el propio Ibarra, comenzó a sufrir consecuencias, como el recorte de su salario. Además, Ibarra la amenazó con volver a sacar a la luz pública una querella que se había presentado contra ella por un exsocio de su marido por presunto trato de favor, a pesar de que esta causa había sido archivada con anterioridad y el juez había dictaminado que la conducta de la jefa de Dominio Público había sido «intachable e irreprochable» en el ejercicio de su cargo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios