Trabajadores del sector del metal durante la séptima jornada de huelga. / EFE

La manifestación de los estudiantes en apoyo del metal acaba con disturbios

La octava jornada de huelga del sector en Cádiz ha terminado con enfrentamientos con la Policía cuando los manifestantes han intentado cortar la carretera desde el puente Carranza

EP

La huelga indefinida en el sector del metal de la provincia de Cádiz alcanza este martes 23 de noviembre su octava jornada consecutiva tras acabar sin acuerdo la tercera reunión convocada por la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía con la Federación de Empresas del Metal de la provincia de Cádiz (Femca) y representantes sindicales.

Para este martes estaba convocada una manifestación de los estudiantes de Cádiz que ha acabado con enfrentamientos entre los convocantes y la Policía Nacional en el final de la Avenida de entrada a Cádiz. Allí se han encontrado con un cordón policial para evitar que alcanzaran el puente Carranza, donde pretendían llegar para cortar la carretera. Tras unos minutos de tensión, han comenzado los disturbios con lanzamientos de objetos a la Policía.

La marcha, cuyos disturbios se han saldado con un detenido y seis agentes de la Policía heridos leves, ha contado con la participación de unas 5.000 personas según datos ofrecidos por los sindicatos, mientras que la Subdelegación del Gobierno ha rebajado esta cifra a 1.300 personas.

La manifestación había comenzado en las Puertas de Tierra para avanzar por la avenida e incorporarse a la cola de la convocada por los sindicatos de la huelga del metal. Posteriormente, mientras esta segunda se ha dirigido a la sede de la Federación de Empresas del Metal (Femca), la de estudiantes ha continuado su marcha por la avenida en busca del puente Carranza.

Nueva reunión sin acuerdo

El encuentro convocado en la tarde del pasado lunes en Sevilla ha vuelto a finalizar sin avances después de que los sindicatos hayan vuelto a rechazar la propuesta de la patronal de incorporar en el convenio colectivo subidas anuales del 2% en 2021, 2022 y 2023 por considerarlas «insuficientes».

El secretario general de FICA UGT Cádiz, Antonio Montoro, ha lamentado que en esta tercera reunión la patronal «no se ha movido en sus posiciones desde su última oferta» y la ha acusado de querer «desgastar» a los manifestantes y de «reírse de la Junta y de los trabajadores».

En declaraciones a Canal Sur Radio recogidas por Europa Press, Montoro ha reconocido su «frustración» por el resultado de esta tercera reunión a la que los sindicatos acudían «con la ilusión y las ganas de sacar adelante un acuerdo para esa gente que tanto está luchando por un conflicto que se ha convertido en internacional».

El representante sindical ha criticado con dureza la actuación policial y el despliegue de una tanqueta en la barriada de Río San Pedro. «Estamos siendo coaccionados por la Policía en los centros de trabajo, no dejando llegar a los piquetes», ha censurado Montoro, que se ha preguntado si «la patronal espera que haya una desgracia para buscar una solución».

El foco del conflicto sigue centrado en la renovación del convenio colectivo, cumplido desde diciembre del pasado año. Para la patronal, las subidas del 2, 2,5 y 3% que piden los representantes de los trabajadores, además de la rebaja de cuatro horas de trabajo cada año, conllevarían «la desaparición de la industria gaditana, que tendría que competir con la de otras provincias que parten de una situación más ventajosa».

Tras no alcanzarse un acuerdo entre las partes en este tercer intento negociador, la Bahía de Cádiz encara su octava jornada de huelga de los más de 20.000 trabajadores del sector del metal, en la que hay convocada una gran manifestación por las calles de la capital a partir de las 11.00 horas que coincide con la convocatoria de una huelga general de estudiantes a partir del tercer curso de Educación Secundaria Obligatoria (ESO).