Reuters

Los tripulantes de Iberia Express convocan diez jornadas de huelga

Más de 350.000 españoles se han visto afectados por cancelaciones o retrasos en sus vuelos desde mayo

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Está siendo un verano muy complicado en el sector aéreo, como ya vaticinó el consejero delegado de IAG, Luis Gallego hace meses. La explosión de demanda turística tras la pandemia ha provocado que muchas aerolíneas y determinados aeropuertos se hayan visto desbordados por falta de personal -sobre todo en países donde no existieron mecanismos como los ERTE y se despidió a casi toda la plantilla durante la pandemia-. A ello se suman las huelgas de miles de trabajadores de algunas de estas empresas, como en el caso de España.

A los paros de tripulantes de cabina de Ryanair y de pilotos de Easyjet se suman ahora la de tripulantes (TCP) de Iberia Express, que convocaron este miércoles diez jornadas de huelga para reclamar mejores condiciones laborales. En total, 355.000 pasajeros de España se han visto afectados por cancelaciones o retrasos en sus vuelos en los últimos tres meses, una cifra por encima de Estados Unidos, y solo por detrás de Alemania y Francia.

Los datos de AirHelp revelan que en mayo se cancelaron en España 155 vuelos y 54.000 pasajeros tuvieron derecho a indemnización. En junio fueron 622 cancelaciones y 141.000 pasajeros se vieron en esa misma situación, la misma cifra que en el mes de julio. A nivel mundial, desde mayo un total de 3,8 millones de pasajeros tienen derecho a ser indemnizados por un vuelo cancelado o retrasado.

La situación irá a peor después de que los tripulantes de cabina (TCP) de Iberia Express hayan convocado diez jornadas de huelga para reclamar mejores condiciones laborales, según afirma el sindicato USO. Los trabajadores de la aerolínea pararán del 28 de agosto al 6 de septiembre con el objetivo de «desbloquear la negociación del II Convenio Colectivo de TCP de la empresa». Según sus palabras, la compañía ha mantenido desde diciembre de 2021, cuando empezaron las negociaciones, «un nulo interés por mejorar las condiciones laborales del colectivo, oponiéndose a cualquier propuesta sindical y ofreciendo alternativas alejadas de la realidad».

Iberia Express pide que se desconvoque

Los trabajadores reivindican una revisión salarial anual según el IPC durante la vigencia del convenio para adecuar los salarios al incremento de los precios, después de llevar con los sueldos congelados desde hace siete años, denuncian desde USO. En cambio, por parte de la aerolínea manifiestan su «total incomprensión» ante esta convocatoria «justo cuando se han intensificado las reuniones» para avanzar en las negociaciones del segundo convenio.

A su juicio, la huelga debería ser siempre «el último recurso» y confían en que pueda evitarse. «Apelamos a USO para que recapacite, desconvoque la huelga y se adhiera al acuerdo alcanzado con CC OO para adelantar las condiciones laborales y salariales», aseguran desde la aerolínea.

Esta huelga se suma a la de tripulantes de cabina de Ryanair, que están parando de lunes a jueves hasta enero de 2023, y la de pilotos de Easyjet convocada para los fines de semana de agosto, después de que los TCP de esta aerolínea desconvocaran sus paros tras llegar a un acuerdo con la empresa.

Los pasajeros afectados por un retraso de tres o más horas tienen derecho a un transporte alternativo. La nueva reserva en otro vuelo debe ser realizada por la propia aerolínea y los vuelos nacionales pueden reservarse opcionalmente en un billete de tren. Si la compañía no actúa, los pasajeros pueden buscar las alternativas y cobrarle los costes. Si el retraso es de más de cinco horas, la aerolínea también debe reembolsar el importe íntegro del billete.