Hacienda destapa un fraude de 300 millones en Canarias

19/05/2017

La Agencia Tributaria destapó en 2016 en Canarias un fraude de casi 300 millones de euros, fruto de las las labores de inspección y control. Las investigaciones se han dirigido a detectar insolvencias ficticias, economía sumergida y alquileres no declarados, entre otros, tanto en empresas como a particulares y profesionales.

Las Palmas de Gran Canaria
ETIQUETAS:

La Agencia Tributaria logró mejorar en 2016 los resultados del año anterior y destapar siete millones más de fraude (+2,7%). Si los datos se comparan con 2011, los esfuerzos por luchar contra el fraude fiscal están dando sus frutos, al haberse recaudado el pasado año casi un 40% más.

La AEAT realiza actuaciones sobre 1.900 grandes empresas de las islas

El grueso de lo aflorado en 2016, 242 millones de euros, derivaron de actuaciones de control propiamente dichas y fueron ingresos directos; 35 millones, procedieron de la minoración de devoluciones solicitadas por los contribuyentes; y el resto, 18,7 millones correspondieron a declaraciones presentadas fuera de plazo y se abonaron sin que hubiera requerimiento, según fuentes de la AEAT.

Dentro de las actuaciones de inspección, Hacienda abrió en Canarias 900 expedientes a profesionales y empresas y vinculados la tributación de los beneficios fiscales. Además efectuó controles sectoriales, con especial hincapié en el de la restauración y los viajes, con gran peso en las Islas.

En 2016 jugaron un gran papel las Unidades de Auditoría Informática (UAI), cuya labor inspectora se ha centrado en detectar casos de doble contabilidad en los que las empresas utilizan un software especializado que permite ocultar ventas y tener balances en A y en B o negro. La utilización de estas unidades permite además, según fuentes de la AEAT, reducir el tiempo de duración de las labores inspectoras. En concreto, el pasado año las UAI realizaron 156 actuaciones, un 35% más que el año anterior y un 75% más que en 2014.

Por lo que respecta a la lucha contra la economía sumergida, la AEAT realizó en Canarias 719 actuaciones, un 39% más que un año antes. Estas actuaciones consisten fundamentalmente en las visitas o peinados a los negocios directamente para captar información. Comercios y restaurantes han sido el principal objeto de estas inspecciones que han permitido detectar arrendamientos no declarados y pagos en efectivo de más de 2.500 euros, que están prohibidos según la Ley Antifraude 2012.

Más de 2.000 investigaciones se centraron en movimientos financieros con el fin de destapar posibles insolvencias ficticias, esgrimidas como razón para no hacer frente a los pagos.

La cifra supuso un 17% más que un año antes. En esta línea, la AEAT adoptó 194 medidas cautelares, un 24% más que un año antes. Además y con el objeto de ampliar las posibilidades de cobro efectivo de las deudas liquidadas, se realizaron 390 acuerdos de derivación de responsabilidad, por el que terceras personas se hicieron cargo del pago.

Las grandes empresas fueron también objeto de control en 2016, con la realización de 1.900 actuaciones, en línea con las efectuadas en años anteriores.

De cara a 2017, la AEAT dispone de nuevas herramientas informáticas para mejorar la detección del fraude.