Luis de Guindos, vicepresidente del BCE / Reuters

De Guindos: «Podemos ser cautamente optimistas sobre el tercer trimestre»

El vicepresidente del Banco Central Europeo matiza que habrá «cierta dispersión» en la recuperación entre los diferentes países

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha afirmado que los datos económicos que se vienen publicando hacen pensar que se puede ser «cautamente optimista» con respecto al tercer trimestre del año, si bien también ha avisado de que puede haber «cierta dispersión entre los diferentes países». En lo que se refiere a España, ha indicado que las estimaciones de la Comisión Europea de caída del PIB del 11% en este 2020 y de rebote de un 7% el próximo año «parecen adecuadas».

«Tras una caída del PIB sin precedentes, la cuestión básica es cómo va a ser la recuperación, cuál va a ser su intensidad y su distribución por sectores y países», ha expuesto De Guindos durante su participación este martes en los cursos de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. A su juicio, «hay dos elementos importantes para proyectar esa evolución»: por un lado, la evolución de la pandemia, la disponibilidad de una vacuna y los rebrotes; y por otro lado, ha asegurado, es la respuesta que han dado las autoridades, tanto los Estados como los bancos centrales, «que no tiene precedentes», «no tiene nada que ver con lo que se hizo en la crisis previa», ha insistido.

En este sentido, ha advertido de que si la «recuperación fuera más lenta, si fuera de menor intensidad», ello sería «negativo para la solvencia y la rentabilidad de los bancos», también para las cuentas públicas y, además, ello podría hacer aflorar o que se hicieran más visibles las divergencias y la disparidad entre sectores y entre países. «La cuestión básica es la intensidad que tenga la recuperación en el tercero y en el cuarto trimestres», ha remarcado Luis de Guindos.

El vicepresidente del BCE también ha destacado, en cuanto a la respuesta de las autoridades, el plan aprobado del consejo europeo, que incluye la emisión «por primera vez de deuda conjunta». Y, respecto a la autoridad monetaria, que ha provisto de liquidez y ha puesto en marcha un programa de compra de activos de emergencia con motivo de la pandemia. En cuanto a los estímulos diseñados en España, ha valorado que en su dimensión son similares a la media de la zona euro y ha cifrado en equivalentes a 4,3 puntos del PIB.

Respecto al sector financiero, De Guindos ha destacado que la concesión de crédito al sector privado ha continuado a pesar de las incertidumbres y que el uso de los colchones de que disponen para financiar a la economía facilitaría la recuperación económica. También ha afirmado que el sector financiero europeo tiene un nivel de solvencia superior al del pasado, si bien ha reconocido que en un escenario adverso habría entidades que necesitarían ampliar capital. Además, ha recordado que los bancos arrastran del pasado un problema de baja rentabilidad, que se encuentra por debajo del coste de capital, lo que ha llevado a que cuenten con unas valoraciones muy bajas, con un descuento sobre el valor en libros por encima del 50%. Esa rentabilidad puede reducirse aún algo más, ha vaticinado, puesto que las entidades van a tener que incrementar sus dotaciones a dudosos y, además, pueden recortar aún más sus ingresos.