José Antonio Valbuena, consejero autonómico.

Guerra interna en el Gobierno por la planta de gas en el puerto de La Luz

Salud Pública insiste en que es nociva y arremete contra Transición Ecológica. El expediente se está culminando y volverá a la comisión de evaluación ambiental, que decidirá

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias entiende que la planta de gas licuado que quiere instalar la empresa Totisa en el puerto de la capital grancanaria puede conllevar riesgos para la salud de los vecinos de la capital, por lo que ha emitido un informe desfavorable. El documento ha sido remitido a la Viceconsejería de Lucha Contra el Cambio Climático del Ejecutivo.

De acuerdo con lo que establece la Ley 21/2013, por las características del proyecto, el departamento determinó que la planta de almacenamiento de gas licuado, regasificación y producción de energía eléctrica de 70 Mw era una actividad « carente de efectos adversos significativos sobre el medio ambiente y, por consiguiente, sometido a un procedimiento de autorización ambiental simplificada, no a evaluación de impacto ambiental ordinario».

Salud Pública no solo advierte de los riesgos para la salud del proyecto sino que discrepa abiertamente del proceder de la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático.

Según se apunta desde este departamento, el proyecto se sometió a Comisión Ambiental en julio y se quedó sobre la mesa porque no se emitió el informe preceptivo de Salud Pública.

Por esta razón se paró la tramitación y se le dio 15 días a Salud Pública que emitió el informe. «Al final se extendió unos 20 días, porque en 15 no llegó a tiempo», apuntan estas fuentes. Finalmente, se incorporó sin problema el expediente.

La empresa Totisa hizo alegaciones a este expediente y luego se volvió a abrir el plazo cinco días más para que Salud Pública hiciera las aportaciones pertinentes a las alegaciones del promotor. «Fue por iniciativa de la Consejería este plazo adicional, porque la ley no obliga a otorgar ese plazo para volver a responder», se apunta desde Medio Ambiente.

Salud Pública, por su parte, subraya que no ha encontrado norma que ampare el proceder de la Viceconsejería. Seguidamente, sostiene que el proyecto conlleva riesgos sanitarios y para ello desmonta una a una las alegaciones de Totisa.

Entre otros argumentos, subraya que el hecho de añadir la producción de energía «añade un mayor impacto al medio y a los residentes de su próxima». Recuerda asimismo que el proyecto presentado se situaría a solo 1.100 metros de distancia de zonas habitadas y subraya que Totisa no ha aportado un estudio solvente sobre el recorrido de las emisiones atendiendo a la trayectoria de los vientos.

Por todo ello, Salud Pública concluye que el proyecto de Totisa supondrá «un impacto local perramente para la ciudad con efectos negativos para la salud de la población de la ciudad».

Según fuentes próximas, l os servicios técnicos del Servicio de Impacto Ambiental están culminando el expediente y se seometerá de nuevo a la comisión de evaluación ambiental. En este órgano se tomarán en cuenta todos los informes aportados y se decidirá qué hacer. La comisión la intengran un total de 17 personas. «Se tomarán en cuenta todas las aportaciones recibidas a lo largo del proceso», apunanta estas fuentes.

La misma autora que rechazó el taller de megayates

La autora del informe de Salud Pública que firma el director del área es la misma que en su día emitió un informe en contra del taller de megayates de Rodritol en el muelle pesquero en noviembre de 2019. Aquel informe estaba repleto de inexactitudes y se redactó sin conocer el proyecto. De hecho, en las próximas semanas comienzan ya las obras de esta instalación.

De hecho, se refería al uso en estas instalaciones de granalla de acero (se lanza contra el caso de los barcos para retirar los residuos marinos incrustados) y chorreo de arena como un elemento «muy contaminante», cuando este material no se utiliza en los centros de reparación de yates por el daño que pueden causar a las embarcaciones.

De igual manera, se trata de la misma autora de otro informe que se posionaba en contra de la instalación de molinos eólicos 'offshore' en el sureste por el impacto visual que iban a tener. El Gobierno de España trabaja para sacar en breve el primer concurso de energía eólica marina en esta zona.