Fast Fuel entrará en Canarias este año con dos gasolineras en Gran Canaria. Prevé crear una red amplia en los próximos años. / C7

Las gasolineras 'low cost' inician su desembarco en Canarias, donde hay gran potencial de crecimiento

Las dificultades de entrada al mercado canario han retrasado el proceso de expansión en las islas. En la península el 12,5% de las estaciones son automáticas; en las islas no llegan al 1%

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran CAanria

Ocho años después de que se aprobara la ley 11/2013 que abrió una nueva dimensión al negocio de los hidrocarburos, al liberalizar y ampliar los usos de suelo para abrir estaciones de servicio, las gasolineras 'low cost', de bajo precio, automáticas o incluso llamadas 'fantasmas' (por su ausencia de personal), llegan a Canarias.

Su desembarco en las islas ha sido más tardío que en el conjunto del Estado por la complejidad logística del archipiélago pero el proceso en las islas ya está en marcha. La primera en llegar fue PetroPrix, un operador único que tiene ya cuatro gasolineras en Canarias, todas en Gran Canaria, ubicadas en la capital, Agüimes (Arinaga) y Gáldar. Ahora, a lo largo de este año entra una nueva enseña: Fast Fuel, que lo hace a través de franquiciados.

SUBIDAS QUE SE BARAJAN

  • Precios Las gasolineras automáticas ofrecen precios más bajos, de entre 8 y 12 céntimos por litro de combustible.

  • Ahorro El ahorro medio estimado para un consumidor habitual es de 300 euros al año, según distintos estudios.

  • Presencia En Canarias solo hay 4 estaciones de un operador pero el sector está en fase de expansión actualmente.

  • Crecimiento A nivel nacional el sector creció un 22% en 2020 frente al 2% de las islas. En el Estado representan el 12,5%.

Esta empresa, nacida en 2015 en Extremadura y que cuenta con 14 gasolineras repartidas en la península y 3 en Portugal, va a abrir dos estaciones de servicio en Gran Canaria a corto plazo, en Telde y Maspalomas, pero su intención es crecer «hasta lo máximo que dé el mercado», según explica su CEO, Marcos Tejeda.

«En Canarias el potencial de crecimiento es absoluto, ya que apenas han entrado enseñas de este tipo», indica Tejeda, que prefiere hablar de gasolineras «automáticas» que de 'low cost'.

A nivel nacional el 12,5% de las gasolineras son de este tipo y para 2025 se prevé alcanzar el 25% mientras que en las islas no se llega ni al 1%. Solo el año pasado las estaciones de servicio low cost crecieron a nivel nacional un 22% frente al 2% de las islas.

Estas estaciones de servicio se han convertido en duras competidoras de las marcas tradicionales como Disa, Shell, Cepsa, Repsol o BP, entre otras, a cuenta de unos precios mucho más bajos y que, según indica Tejeda, se logran con medidas como adquirir el combustible a través de centrales de compra y aunando volúmenes. Asegura que el menor coste no está vinculado al empleo ya que, aunque en estas gasolineras el cliente hace todo el proceso -se sirve él mismo y paga en un cajero- siempre cuenta con personal.

En cualquier caso, el precio del combustible en estas gasolineras es entre 8 y 12 céntimos más barato por litro. Según indica Tejeda, el ahorro medio de un consumidor habitual es de 300 euros al año. «Han tardado en llegar a Canarias porque entrar en este mercado no es fácil pero ahora las islas están en proceso de expansión. Hay mucho potencial de crecimiento», indica Tejeda.

Respecto a los recelos que existen en torno a la calidad de los combustibles que ofrecen estas enseñas de gasolineras automáticas o 'low cost', Tejeda aclara que el producto que suministran es exactamente el mismo que el de los operadores tradicionales.

Según explica, el combustible llega en barco y se almacena en depósitos. En la península es CLH, la Compañía Logística de Hidrocarburos, quien se encarga del almacenamiento, el transporte y la distribución del carburante y quien tiene que cumplir la norma estatal EN22, que determina los estándares de calidad que debe tener el combustible que llega al consumidor. En Canarias es la empresa Disa quien tiene este papel. Y todos los operadores, sean tradicionales o 'low cost' cargan en estos depósitos. «La gasolina es la misma para todos», indica Tejeda, quien señala que lo de la menor calidad es una «leyenda urbana». Fuentes del sector sí apuntan a una diferencia entre unas enseñas y otras y son los aditivos que cada operador añade a esos combustibles para mejorar sus propiedades.