Borrar
Cada euro que sube el gas aumenta en dos la factura de la luz en España

Cada euro que sube el gas aumenta en dos la factura de la luz en España

El conflicto entre Marruecos y Argelia tensiona aún más unos costes que están disparados por el repunte de la demanda china

Lunes, 30 de agosto 2021, 23:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La subida del precio de la luz en plena recuperación económica está marcada sobre todo por el encarecimiento de los costes de derechos de CO2 y del gas. Mientras que la emisión de CO2 ha incrementado su precio en agosto hasta superar los 55 euros por tonelada (20 euros más que a principios de año), el precio del gas natural supera actualmente los 50 euros por megavatio (MW), según datos del Mercado Ibérico del Gas (Mibgas), diez veces más que en agosto del año pasado.

Este gran encarecimiento del gas se debe, fundamentalmente, a la caída del suministro del gasoducto de Rusia y a las menores importaciones de gas natural licuado que está teniendo Europa porque la demanda asiática se ha disparado por la recuperación económica y está absorbiendo toda la producción mundial, según explica a este periódico Juan Antonio Martínez, analista del Grupo ASE. «Está quedando poco hueco para que llegue a Europa y puedan bajar los precios», dice.

Y aunque ahora es una época de menor consumo de gas, en verano se suele aprovechar para almacenarlo antes de que llegue el invierno. Sin embargo, como las importaciones están reducidas, los stock de gas están muy por debajo de los niveles de otros años en Europa, lo que hace prever «situaciones de mucha tensión» en los mercados en unos meses, lo que supondrá mayores precios.

Y este encarecimiento del gas tiene una repercusión directa en la luz: para producir un megavatio de electricidad se necesitan dos de gas, por lo que si el gas sube 40 euros por MW, la luz lo hará el doble. Así, el experto analiza que del precio que marcó ayer la electricidad (unos 125 euros/MWh), alrededor de 85 euros se deben al gas. «El resto del coste viene de los derechos de emisión de CO2 y de factores coyunturales como la alta demanda, pero sobre todo se debe al precio del gas», explica Martínez.

Es una situación que no solo ocurre en España, sino en toda Europa, pero en otros países como Alemania donde aún disponen de carbón se está pudiendo reducir ese impacto ligeramente.

Conflicto Marruecos-Argelia

Pero más allá, a los problemas de gas de Rusia y la fuerte demanda de Asia se ha sumado la preocupación por el suministro a través del gasoducto Marruecos-España como consecuencia de la ruptura diplomática entre Marruecos y Argelia por el conflicto del Sáhara Occidental. Los expertos aseguran que ha sido muy mal momento para ello ya que estaban en medio de las negociaciones entre ambos países y Naturgy por la renovación del contrato del gasoducto Magreb-Europa (GME) que expira el 31 de octubre tras 25 años de vigencia.

Pese a ser una vía de entrada principal del gas consumido en España (el gasoducto cuenta con 1.400 kilómetros y una capacidad de producción de 8.000 millones de metros cúbicos de gas anuales), el suministro se puede compensar con la llegada de gas a través de las tuberías de Medgaz, que van directamente de Argelia a Almería.

El ministro de Energía argelino, Mohamed Arkab, declaró hace pocos días a la agencia APS que España tiene el «compromiso total» de su país de cubrir todos los suministros de gas natural a través del Medgaz. Y en una reunión con el embajador de España en Argelia, Fernando Morán, el responsable explicó que Argelia no está interesada en ampliar el contrato para el suministro de la tubería GME que atraviesa Marruecos.

El suministro estaría garantizado después de la ampliación a partir de otoño de Medgaz que se firmó el pasado mes de julio entre la compañía argelina Sonatrach y la energética española Naturgy, propietaria de dicho gasoducto. Alcanzará los 10.000 millones de metros cúbicos al año gracias a la instalación de un cuarto tubo compresor. La inversión de 73 millones de euros tiene por objetivo que el 25% del gas natural que se consume en España se canalice a través de esta tubería.

El propio ministro de Exteriores, José Manuel Albares, aseguró en una entrevista que el suministro de gas argelino no está en riesgo a pesar del conflicto con Marruecos y que está convencido de que ambos países llegarán a un entendimiento. «Llevo varios días hablando con nuestros amigos argelinos y creo que los españoles pueden estar tranquilos sobre el suministro de gas. Este Gobierno va a defender siempre los intereses de España. Estamos hablando y analizando la situación con Argelia. No nos precipitemos. Todavía es pronto para sacar conclusiones», según el ministro.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios