La ministra de Hacienda se felicita con el presidente del Gobierno tras la aprobación de los Presupuestos para 2022. / efe

La recaudación tributaria repuntó un 15% en 2021 hasta los 223.382 millones

Montero defiende la gestión fiscal del Gobierno «frente a los discursos catastrofistas» de la oposición

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

Es uno de los mensajes que el Gobierno ha llevado por bandera en los últimos meses para defender que la recuperación económica está en marcha. Tal y como ya adelantó el Ministerio de Hacienda, las cifras oficiales publicadas este jueves confirman que la recaudación tributaria cerró 2021 en cifras récord, por encima incluso de las de 2019, el año previo a la pandemia.

En total, los ingresos crecieron un 15,1% respecto a 2020 hasta los 223.382 millones de euros, una cifra que supera la previsión realizada en Presupuestos, donde se anticipaba una cifra de unos 222.107 millones de euros, un 13% más que en 2020. La cifra también se sitúa por encima de los 213.000 millones ingresados en 2019.

«La reaudación refleja la evolución de la economía y del empleo», ha expresado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la presentación de los datos, que contrastan con una previsión del PIB que parece no estar expresando ese dinamismo económico que sí se da en el dato de empleo y el de recaudación.

Montero ha explicado que la reincorporación de personas en ERTE al mercado laboral en la recta final del año pueden estar detrás de esta divergencia.

En este contexto, Montero también ha criticado la ofensiva del PP en torno a la necesidad de bajar impuestos. «Asistimos a debates que intentan deslegitimar la importancia de los impuestos cuando son los que permiten financiar el Estado del Bienestar».

En pleno debate sobre la armonización fiscal, el Gobierno insiste en su mensaje de alcanzar un sistema «justo y progresivo». En este punto, Montero anticipó que habrá reunión del consejo de política fiscal para tratar la reforma de la financiación autonómica. Pero aún no hay fecha fijada.

La titular de Hacienda recuerda que las comunidades tienen hasta el 31 de enero para hacer sus aportaciones respecto a los datos de población ajustada. «Solo es posible abordar una reforma del modelo de financiación autonómica si tenemos altura de miras y si cada territorio es capaz de encontrar una posición que nos beneficie a todos», expresó, recordando que esta reforma «es una ley orgánica y quienes la tienen que votar son los partidos políticos». «Es vocación del Gobierno acordar esta reforma con el partido popular», insiste.

Montero ha insistido en que el incremento de los ingresos tributarios «no se debe a subidas impositivas». «Es el reflejo de un crecimiento sostenido, robusto, que está generando empleo».

De hecho, recordó las rebajas fiscales aprobadas en 2021, como para el acceso de productos sanitarios (que derivaron en un ahorro calculado de más de 530 millones), además de la batería de medidas para contrarrestar el incremento del precio de la energía (2.863 millones de euros -1.602 millones en términos de caja en 2021 y 1.261 millones en 2022, al que hay que sumar la prórroga de las medidas, con un impacto total de casi 5.000 millones de euros en términos de recaudación).

«La balanza de las medidas fiscales en este periodo implican una rebaja tributaria para la ciudadanía de 930 millones de euros», indican desde el Ministerio de Hacienda. «Son cifras que ponen de manifiesto que el PP miente cuando habla de infiernos fiscales».

Figuras impositivas

Sobre los datos de recaudación, el impuesto que aporta mayor progresividad, el IRPF, contribuyó a los ingresos del Estado con 94.546 millones de euros, un 7,5% más. La cifra está por encima de la previsión presupuestaria y desde Hacienda achacan la mejora al incremento de la masa salarial con la buena evolución del mercado laboral, así como al incremento de los salarios.

La red de seguridad tejida por el Gobierno con medidas como los ERTE o el cese de actividad para autónomos han tenido mucho que ver en la capacidad de los hogares para mantener su fuente de ingresos.

El otro gran tributo directo ha sido el impuesto de Sociedades que grava los beneficios de las empresas, con una recaudación un 68% superior al de 2020 hasta los 26.628 millones de euros. «Esta subida se explica por la mejora de las ganancias empresariales, con beneficios declarados que aumentaron un 74% certificando que la recuperación económica no es un espejismo, sino una realidad palpable», ha explicado Montero. El descenso en las devoluciones pagadas también contribuyó a la mejora.

La recaudación por IVA, muy relacionado con la mejora del consumo, aumentó un 14,5% respecto a 2020 y más de un 1% por encima de 2019. La ministra de Hacienda también ha hecho hincapié en la mejora de los datos de ventas diarias, «el indicador de alta frecuencia más completo que existe, podemos decir que la actividad ha recuperado ya los niveles previos a la pandemia».

Respecto a los impuestos especiales, alcanzaron 19.729 millones de euros, un 5% más. Los ingresos se quedaron algo por debajo de lo presupuestado debido a las medidas normativas aprobadas, como las relacionadas con el impuesto de la electricidad que se bajó del 5,11% al 0,5%.