Oficina de la Agencia Tributaria. / R. C.

Los Papeles de Pandora, en el punto de mira de Hacienda

La investigación periodística pone sobre la mesa patrimonios en paraísos fiscales, aunque el fisco aclara que debe analizar si incumplen la normativa

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

A los ya archiconocidos Papeles de Panamá se les ha unido ahora los Papeles de Pandora. El cambio de denominación no es casual, ni baladí: los primeros expedientes procedían de un despacho de abogados del país centroamericano; los segundos, de todo tipo de fuentes con mucha más exposición, al poder generar un efecto expansión mucho mayor. Su publicación alcanza ya a artistas, políticos y empresarios, cuyos patrimonio están en entredicho al encontrarse registrado en numerosos paraísos fiscales. Sin embargo, desde la Agencia Tributaria solo pueden, por ahora, «investigar las posibles responsabilidades fiscales y penales» derivadas de esta investigación periodística.

-¿Qué son los 'Pandora Papers'?

Se trata de una investigación realizada de forma conjunta por varios medios de comunicación a través del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) que supone la filtración de 12 millones de documentos. En ellos, se encuentran incluidas las supuestas tramas fiscales y secretos financieros de más de 300 personajes conocidos de todo el mundo, desde políticos a deportistas, pasando por cantantes.

-¿En qué consisten esas tramas fiscales?

Se trataría de herramientas utilizadas por esos personajes conocidos de todo el mundo para eludir impuestos en sus respectivos países de origen. Se trata, por lo general, de estructuras offshore: sociedades creadas para tributar en territorios de baja o nula tributación, donde los impuestos son mínimos con respecto al paíse de origen.

-¿Implica un delito?

En realidad, las estructuras offshore no implica una acción ilegal por sí misma. Aunque su titular sí que está obligado a advertir de su existencia a las autoridades tributarias del país en el que el ciudadano en cuestión resida, lo que no siempre ocurre. De ahí, la vigilancia que Hacienda anticipa que está haciendo sobre ellas para determinar si sus titulares han incurrido en algún tipo de delito. El uso de estructuras internacionales en los casos en los que se persigue una deslocalización de capitales no invertidos directamente en actividades empresariales, por motivos fiscales prevé un método de imputación de las rentas a los socios residentes, como si éstos las hubiesen obtenido directamente sin mediación de las sociedades interpuestas.

-¿Cómo deberían declararse?

Los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) consideran que los 'Papeles de Pandora' revelan las carencias de la Agencia Tributaria y han pedido que se les permita iniciar «inmediatamente» la investigación de las personas aludidas para liquidar actas o presentar las denuncias por los posibles delitos fiscales cometidos. Pese al tiempo al que hacen referencia los papeles, si estas personas no han incluido la titularidad de esas empresas 'offshore' o las propiedades en el extranjero en el modelo 720 de bienes en el exterior, esos importes se calificarán como una ganancia patrimonial no justificada que debe tributar en la base general del IRPF del último año no prescrito. Por tanto, cualquier propiedad en el extranjero no declarada en el modelo 720 por importe superior a 250.000 euros de residentes en Cataluña, a 275.862 euros en Madrid o a 267.000 en las comunidades con un tipo marginal máximo del 45% en 2017, podría estar incurso en un supuesto delito contra la Hacienda Pública.

-¿Son legales esos paraísos fiscales?

En realidad, las grandes economías occidentales han tratado de evitar la huida de capitales de grandes patrimonios a esos territorios de baja tributación, e incluso con secreto bancario (no existe obligación de informar sobre determinados movimientos, según en qué entidades). Para Hacienda, el fraude fiscal es un «problema legal» que requiere de una respuesta «contundente». De ahí las negociaciones en foros como el G-20 o la OCDE para tratar de acabar con esta vía de escape de ingresos tributarios para las haciendas nacionales.

-La lista de grandes morosos.

Una de las acciones que España lleva a cabo desde hace seis años ha intentado evitar un mayor fraude por parte de los grandes patrimonios. Se trata de la lista anual de morosos que la Agencia Tributaria publica cada año con los contribuyentes que deben al fisco más de un millón de euros. La inicial 'lista Montoro', en referencia al entonces ministro de Hacienda que la puso en marcha (Cristóbal Montoro) ha ido cambiando a lo largo de los años con incorporaciones y salidas de ciudadanos en muchos casos de perfil público. Su puesta en marcha se debió a los estragos de la anterior crisis financiera y, entre otras causas, vino también motivada por la publicación de los Papeles de Panamá, otra investigación que desveló el patrimonio en paraísos fiscales de numerosos españoles.

Vargas Llosa también tuvo una 'offshore' que manejó 1,1 millones de euros

Uno de los últimos nombres famosos en aparecer en los listados de sociedades incluidos en los llamados 'papeles de Pandora' es el escritor hispanoperuano Mario Vargas Llosa. En concreto, figura como titular final de una sociedad 'offshore' denominada Melek Investments registrada en 2015 y que manejaba 1,1 millones de euros. Así lo recogen las informaciones publicadas por los medios que forman parte del Consorcio Internacional del Periodistas de Investigación (ICIJ), entre ellos el diario 'El País'.

Según los representantes del literato, que no niegan la información citada, dicha sociedad instrumental fue puesta en marcha por el banco de inversión estadounidense Jefferies, que llevaba una cartera de negocios de Vargas Llosa desde hace tiempo. En esos fondos figuraba el dinero obtenido por sus derechos de autor, así como por la venta de varios inmuebles en Madrid y Londres.

No obstante, conforme a la mismas fuentes, cuando se creó dicha 'offshore' el escritor no residía ni en España ni en Perú, e incluso fue declarada a las autoridades tributarias españolas en 2017 cuando se hizo residente fiscal en este país.