J. Alemany

Los españoles pagan el 39,3% del salario en impuestos, menos que los europeos

España otorga menos ayudas que la media europea a las familias con hijos, que pagan un 33,8% de la renta en impuestos, cuatro puntos más que los países del entorno

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Los españoles pagaron el 39,3% de su renta en impuestos en 2021, lo que supone un aumento de la presión fiscal de 0,3 puntos en solo un año, según se desprende del informe 'Taxing Wages' publicado este martes por la OCDE. Esta fiscalidad está casi cinco puntos por encima de la media de los 38 países que componen la organización, que se quedó en el 34,6% en 2021, la misma que el año anterior.

Sin embargo, supone una brecha fiscal de dos puntos con la media europea, que se situó en el 41,3% en 2021. Los datos del informe revelan que España ocupa la 16º posición de mayor presión fiscal, la misma que tuvo en 2020. Los países que encabezan la tabla son Bélgica (52,6%), Alemania (48,1%), Austria (47,8%), Francia (47%) e Italia (46,5%). Por encima del 40% también se encuentra Portugal (41,8%).

Por tanto, los españoles pagan casi diez puntos menos en impuestos sobre la renta que otros países del entorno como Alemania o Francia, e incluso que Italia o Portugal, aunque éstos presentan tasas más semejantes. En nuestro país, la suma del IRPF y las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social suponen el 88% de la presión fiscal total, revela el informe, frente al 77% de la media del conjunto de la OCDE.

Beneficios fiscales para familias

En cambio, España no ayuda en la misma medida a las familias con hijos que lo hacen sus socios europeos. Los datos confirman que los españoles con dos hijos pagan el 33,8% de su renta en impuestos, casi diez puntos por encima que la media de la OCDE (24,6%) pero también cuatro puntos más que Europa, cuya media se quedó en el 29,9% en 2021 gracias a las transferencias o rebajas en el IRPF que los países abonaron a estas familias.

La OCDE apunta a que la presión fiscal para un trabajador con hijos suele ser menor en todos los países que para uno sin hijos aunque tengan los mismos ingresos, ya que la mayoría «proporcionan beneficios a las familias con niños» a través de transferencias o ayudas fiscales. En este sentido, revela que España ocupa el 8º puesto en la mayor presión fiscal de la OCDE para un trabajador casado con dos hijos, la misma posición que tenía en 2020.

Cambios desde el año 2000

En los últimos 20 años la situación económica ha cambiado por completo, y con ella la fiscal. Los datos publicados exponen que la presión fiscal aumentó en España en 0,7 puntos del año 2000 al 2021, del 38,6% al 39,3%, tomando como ejemplo un trabajador soltero medio. Durante este mismo periodo, la presión fiscal de la OCDE disminuyó más del doble, 1,6 puntos porcentuales, del 36,2% al 34,6%.

Y si se tiene en cuenta la situación desde 2009, la presión fiscal aumentó un punto en España, mientras que en la media de la OCDE se mantuvo pese a la subida que experimentó en 2013.