Estilo industrial que no pasa de moda

30/04/2019

Esta dinámica ha estado presente en el diseño de interiores como una tendencia que sobrevive al paso del tiempo. Metal, cemento y acero imprimen personalidad a estos espacios, siguiendo la ‘estética de la máquina’.

El estilo industrial es quizás una de las pocas tendencias que han logrado permanecer en lo más alto durante décadas, ya que tiene su base en el siglo XIX, llagando a ser muy popular a principios de siglo. Esta ‘estética de la máquina’, definición acuñada por los diseñadores, tiene su origen en la funcionalidad de los edificios, la cercanía a las grandes construcciones en naves industriales, que se pusieron en alza a principio del siglo XX de la mano del movimiento moderno, el racionalismo aplicado al diseño y la practicidad.

Este formato diáfano para las viviendas surgió de la reconversión de los espacios industriales, almacenes, oficinas abandonadas o en desuso en zonas como el Soho de Nueva York, que heredaron el estilo de su origen integrándolo a la perfección en su estética dentro del propio hogar.

Diseñadores, artistas, músicos, actores y escenarios de cine fueron los encargados de poner de moda esta estética industrial, que se convirtió en un high tech aplicado a la vivienda y al mobiliario de los sesenta y setenta.

Estilo industrial que no pasa de moda

Puro, sobrio y funcional. El estilo industrial cuenta como aliados principales a materiales como el cemento, el acero, los metales y el latón, bases constructivas y estéticas para espacios residenciales, comerciales y de ocio de formas geométricas puras, líneas rectas, techos bastante altos, luz natural y un aire retro y vintage en los acabados.

En esta tendencia en el diseño de interiores también destaca la reutilización de elementos y materiales, como la madera, el ladrillo visto, los metales con pátinas y el óxido, los galvanizados, el cemento pulido y materiales vinculados a la industria y a las grandes fábricas de los cincuenta.

En los interiores y exteriores de estilo industrial priman los espacios amplios, retro, minimalista y con elementos funcionales, ya que en origen nació más como una necesidad que como un concepto decorativo.

Estilo industrial que no pasa de moda

Loft. Como lo ha definido el diseñador Peter Behrens, esta estética fue dominante hasta los años cincuenta, como inspiración de edificios industriales, establecimientos comerciales, oficinas, llegando paulatinamente también a las viviendas con la tendencia de los espacios tipo loft.

Estilo industrial que no pasa de moda

Piezas que sobreviven al paso del tiempo

Ecléctico. El estilo industrial ha sobrevivido a más de 65 años de historia, ya que desde su origen, inspirado en fábricas y almacenes, siempre se ha mantenido como una tendencia popular, protagonista en revistas de interiorismo, decoración y arquitectura. Con más de medio siglo en sus espaldas, lo industrial está de moda, como un estilo clásico, rompedor e icónico. También conocido como estilo urbano, esta arquitectura no tiene pretensiones ni abalorios, centrada en la desnudez de las estructura, la pureza de los materiales y la combinación de lo nuevo y lo viejo. Este gusto ecléctico supone la puesta en valor de los muebles y elementos funcionales y de segunda mano, desgastados y que sean muestra del paso del tiempo.

Carácter. Lámparas metálicas, bombillas de filamento visto, colores fuertes, oscuros, líneas rectas, vidrios gruesos, maderas con vetas, vigas, tuberías, cemento lavado, sogas de obra, superficies toscas, materiales sin pulir, acabados de piel y sobre todo que sean piezas prácticas y únicas suponen la combinación que hacen especial a este estilo, único y lleno de carácter y personalidad.