El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. / efe

Escrivá presentará a principios de septiembre su propuesta para el cálculo de las pensiones

El ministro de Seguridad Social se apoya en el crecimiento de los ingresos para defender la revalorización de las pensiones con el IPC

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

El Gobierno ultima uno de los grandes hitos que debe afrontar en el nuevo curso político para cumplir sus compromisos con Bruselas. El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, adelantó ayer que su departamento presentará a los agentes sociales en septiembre «a principios o lo más pronto posible» su propuesta para uno de los puntos más polémicos de la reforma de las pensiones: el cómputo de los años de cotización.

Actualmente, ese cálculo tiene en cuenta los últimos 25 años cotizados. Y el Gobierno analiza la fórmula para adaptar la norma a lo que considera «una nueva realidad del mercado laboral» en la que buena parte de los trabajadores ya no ganan más en sus últimos años en activo, como ocurría en el pasado.

El Gobierno planteó a principios de año la posibilidad de alargar a 35 el periodo que el sistema público tendría en cuenta para calcular el importe de la pensión. Sin embargo, el choque entre Escrivá y sus socios de Unidas Podemos en el Gobierno, así como la negativa frontal de los sindicatos, aparcó la posibilidad de fijar cualquier referencia temporal en el documento remitido a Bruselas antes del verano.

El asunto es más que espinoso, ante el previsible choque entre el Gobierno y los sindicatos, que se oponen firmemente a esta posibilidad. En este sentido, Escrivá indicó en una entrevista en La Sexta que «esto es una recomendación del Pacto de Toledo y tenemos varias palancas sobre las que se puede actuar».

Una de ellas es esa ampliación del periodo de cómputo. Pero el titular del ministerio de Seguridad Social indicó además que, al mismo tiempo, se puede analizar «un mejor tratamiento de las lagunas». Es decir, de los años que el trabajador no ha cotizado, así como excluir los peores del cómputo total.

«Hay distintas combinaciones. El 30% de las personas ya no tienen esas carreras laborales lineales que había antes, que iban de menos a más, sino que desde la crisis financiera, tenemos mayor volatilidad y hay personas que tienen sus últimos años no con sus mejores condiciones», insistió Escriva.

Ante el rechazo que ya han mostrado los sindicatos a la medida, Escrivá indicó que la propuesta de su departamento tendrá un «beneficio agregado», mostrándose confiado en llegar a un pronto acuerdo con los agentes sociales.

Revalorización con el IPc

Respecto a las pensiones actuales, Escrivá ha garantizado que se actualizarán en noviembre de acuerdo a la inflación media, como establece a la ley, pese al repunte del IPC a lo largo del año. El ministro ha recordado que los ingresos de la Seguridad Social también están aumentando, con un incremento del 8,5% en julio de las cotizaciones sociales.

«El saldo entre ingresos y gastos lo único que refleja es una mejora de la situación. Está en una ley que se aprobó en el Parlamento para dar total certidumbre a los pensionistas», ha recalcado.

Al igual que las pensiones, Escrivá ha señalado que se actualizará el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), compromiso del Gobierno para esta legislatura, aunque ha recordado que es un asunto que concierne a la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Escrivá ha precisado que el Grupo de Expertos trabaja para determinar cuál es el salario medio en España y poder calcular así el 60% de esa cifra, que será el SMI para 2023. No obstante, el ministro ha subrayado que «nunca se ha cerrado ninguna cifra» y la decisión final será del Gobierno tras la discusión con los agentes sociales.