Entrevista a José María Mañaricua

«Es una falacia decir que el turismo no genera empleo»

12/02/2018

El presidente de la FEHT de Las Palmas, José María Mañaricua, advierte de las consecuencias de imponer una tasa turística y pide a los políticos que reduzcan el alto coste energético que sufren los hoteleros.

El debate se reabre tras un año 2017 en el que Canarias recibió 16 millones de turistas y la bonanza en el sector es más que palpable. ¿Generan los negocios turísticos un empleo acorde a sus excelentes resultados?

—Por supuesto que sí. Y es una falacia decir lo contrario. Gracias al turismo hemos salido de la crisis en España y también en Canarias. Otros sectores de la economía no han tirado hacia la recuperación. Somos un país en el que la riqueza la generan los servicios, y España líder en competitividad turística.

—Pero la tasa de paro en Canarias sigue estando por encima del 20% pese a las cifras históricas de visitantes...

—Claro, pero el turismo no es el responsable de que se mantenga ese nivel de paro en las islas. Al contrario, ha contribuido más que ningún otro sector ha generar empleo. En el tercer trimestre del pasado año, Baleares fue la primera comunidad de España en la que la tasa de paro cayó por debajo del 10%, y es una región eminentemente turística. El PIB que genera el turismo en Canarias es muy similar al de Baleares, pero en Canarias, el peso del empleo en el turismo es superior. Lo que quiero decir es que en el archipiélago balear otros sectores ayudan a reducir el paro. El turismo no es responsable del empleo que no genera. Hay otros factores a tener en cuenta: en estos últimos 17 años Canarias ha experimentado un aumento demográfico que es difícil de absorber para el mercado laboral. Y tampoco podemos olvidar las cien mil personas que por culpa de la crisis salieron de la construcción.

—¿Las plantillas de los alojamientos han crecido lo suficiente para dar respuesta a la demanda de calidad del turista?

—Sin duda. España es uno de los destinos que más reconocimientos recibe de las plataformas digitales de comercialización por la satisfacción de clientes a nivel mundial. Para obtener estos reconocimientos hay que dar un servicio excelente, con el número adecuado de profesionales. Y Canarias acumula en España el mayor número de estos galardones porque nos hemos preocupado en tener plantillas formadas y ofrecer un servicio de calidad. Cuando se habla del empleo en el turismo hay gente que utiliza la demagogia sin saber de qué está hablando.

—Las camareras de piso denuncian que la sobrecarga de trabajo no ha dejado de crecer estos años.

—Una camarera de piso de un hotel de cuatro estrellas en la provincia de Las Palmas gana 1.300 euros netos mensuales, mientras que una que limpia el Cabildo, o el Parlamento de Canarias no llega a 900 euros. Es evidente que cuando hablamos de salarios, pagan mucho peor que nosotros a nuestras camareras de piso, que por cierto cuentan con un convenio de hostelería que garantiza la conciliación laboral y familiar con un horario de 7.30 a 15.30. Las limpiadoras de esas instituciones públicas que he citado como ejemplos, no.

—Le preguntaba por la sobrecarga de trabajo.

—Como director de operaciones del hotel Gloria Thalasso, le puedo decir que nuestras plantillas hacen 18 habitaciones diarias. En general casi todas las cadenas han ido reduciendo la carga para aumentar la satisfacción del cliente y para adecuar la carga de trabajo. Para nosotros es muy importante la calidad. Las encuestas de clima interno nos permiten medir la carga. Y en los hoteles hay representantes sindicales que vigilan las relaciones laborales entre trabajadores y empresa. También hay inspectores que velan por el cumplimiento de los derechos de los trabajadores.

—¿Existe el mismo control en el caso de los contratos a través de servicios externos?

—Es cierto que hay un número minoritario de empresarios en la hostelería que subcontrata a las camareras por el convenio de servicio y no por el de hostelería, y esto hay que denunciarlo y perseguirlo. Pero estas situaciones de empresa no se dan en las grandes cadenas hoteleras, donde insisto en que las relaciones laborales están perfectamente reguladas. Se dan más en empresas que atienden a administraciones publicas, y que ganan los concursos de servicios con bajas temerarias que finalmente afectan a los derechos de los trabajadores.

—Los sindicatos a los que se refiere aseguran que se está abusando de los contratos de formación en la hostelería.

—No es así. Los hoteles quieren tener a los mejores profesionales prestando sus servicios para mantener un estándar de calidad. Esto es compatible con una formación práctica en cualquier sector. Pero en general no se abusa de los contratos de formación en la hostelería.

—¿Teme que el alquiler vacacional provoque un aumento del trabajo precario?

—Si la legislación no exige que el alquiler vacacional se rija por el convenio de hostería, si no se regula la actividad adecuadamente, podrá generarse empleo precario. De hecho, un alto porcentaje de turistas elige el alquiler vacacional y esta modalidad no está generando empleo. Hay un 20% de visitantes que no se aloja en establecimientos reglados, y no nos pueden exigir que se eleven nuestras plantillas por esos turistas que no vienen a nuestros establecimientos. Y estamos a favor del alquiler vacacional siempre que se establezca una regulación que no genere competencia desleal, que paguen impuestos y que se cumpla el convenio de hostelería.

—Las pernoctaciones han comenzado a caer en los últimos meses de 2017. ¿Se va a consolidar esta tendencia negativa en 2018?

—Es cierto que están comenzando a bajar las pernoctaciones en términos interanuales. Y se están reabriendo destinos competidores, por lo que creemos que este año bajará algo la ocupación media. Va a ser fundamental aumentar la conectividad aérea para mantener la competitividad y el volumen de visitantes. Por eso sería un grave error meter una tasa turística que eleve el coste para los turistas.

—¿Caerá el empleo en el turismo en 2018 si bajan los resultados?

—Los hoteleros trabajamos en función del ratio de clientes para prestar un servicio adecuado. Pero hay servicios en la que las plantillas no son tan elástica. Es decir, que se mantienen independientemente de la subida o bajada de clientes. Pero confío en que se va a mantener el empleo. Lo que no podemos es seguir creciendo como destino eternamente.

—Los hoteleros rechazan una tasa turística en Canarias porque aseguran que se perderían turistas. Pero los precios hoteleros aumentaron un 8% en Canarias el último año, y las llegadas siguieron creciendo.

—Hemos podido subir los precios porque se ha producido una sobredemanda provocada por el cierre de otros destinos. Nuestros clientes estaban dispuestos a pagar más en ese contexto. Y puede que en un mercado restringido, los visitantes se hubieran visto obligados a pagar una tasa turística. Pero con más competencia, el turista elegirá si la acepta no. Todo aquello que suba el precio te hace menos competitivo.

—¿Qué puede aportar el sector hotelero al debate sobre la introducción del gas en Canarias?

—En los hoteles canarios solo existe la posibilidad de utilizar gas propano. Es la única fuente de energía disponible. En Baleares pagan 800 euros por tonelada de gas propano, y aquí, al no haber otras opciones, pagamos 1.800 euros. Lo que exigimos a los políticos son soluciones para que se reduzca el coste energético que genera que no haya competencia en Canarias.