Vueling logra reducir el 72% de las emisiones de CO2 en un vuelo comercial

La aerolínea opera la ruta Barcelona-Lyon con una nave con un 50% de combustible sostenible que ha evitado la emisión de 8,5 toneladas de dióxido de carbono

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Lyon (Francia)

Las aerolíneas están posicionándose en la carrera por la sostenibilidad. Este martes fue el turno de Vueling, que ha logrado reducir el 72% de las emisiones del vuelo Barcelona-Lyon gracias al uso del combustible sostenible (SAF) y con un plan de vuelo optimizado que redujo un 16% la distancia entre ambas ciudades.

Franc Sanmartí, director de Sostenibilidad de Vueling, explica a este periódico que el 72% de reducción de emisiones de CO2 se compone de tres ejes. Por un lado, un 42% menos de contaminación gracias al uso de SAF, pero también un 18% por la eficiencia del propio avión Airbus A320neo de nueva generación y un 11% por la eficiencia del plan de vuelo con una ruta más corta.

«Es como viajar en 2035», aseguró Sanmartí, que pidió más apoyo gubernamental para poder extender este tipo de vuelos «sostenibles» más allá de las demostraciones, ya que el SAF es entre tres y cinco veces más caro que el combustible tradicional. «Cuanto más se produzca, más bajará el precio», explicó el directivo de Vueling.

Este vuelo, que se enmarca en el evento europeo sobre movilidad 'Connecting Europe Days' que se celebra este martes en Lyon, utilizó el 50% del combustible SAF, lo que evitó la emisión a la atmósfera de 8,5 toneladas de CO2. El biocombustible fue producido por Repsol a partir de biomasa como materia prima en su complejo industrial en Tarragona. En la vuelta de Lyon a Barcelona, Vueling cargó el avión con combustible producido por Total a partir de aceites usados.

«Con el uso de estos combustibles, las emisiones de CO2 se podrán ver reducidas hasta en un 80% con respecto al combustible tradicional y es una de las principales alternativas para descarbonizar el sector de la aviación», explican desde la aerolínea.

El grupo IAG, al que pertenece Vueling, tiene el compromiso de que el 10% de su combustible sea sostenible en 2030, muy por encima de los objetivos de la Comisión Europea, que lo fija en el 2% para el conjunto de la aviación.