Torre en una instalación de Abengoa. / reuters

La SEPI rechaza el rescate a Abengoa, al borde de una quiebra histórica

El consejo de ministros sí aprueba el rescate de Celsa y otras cinco compañías por un importe total de 721 millones de euros

Clara Alba
CLARA ALBA

Más de siete años. Es el tiempo que Abengoa lleva arrastrando una situación financiera extremadamente delicada que ahora amenaza con protagonizar el mayor concurso de acreedores en España, para una empresa que acumula unos 6.000 millones de euros en deuda... y más de 5.000 empleados.

El consejo de ministros ha rechazado incluir a la compañía en el grupo de nuevos 'rescatados' con el Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Celsa, Blue Sea y Meeting Point, además de Imasa, Isastur y Vivanta. En total, 721 millones de euros de los que la mayor parte -unos 550 millones de euros- corresponde al rescate de Celsa, una vez recibido el visto bueno de Bruselas.

De momento, ni un euro para Abengoa. La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, matizó tras el consejo de ministros que este rescate pendiente no se ha rechazado técnicamente. Pero tampoco se ha aprobado. Y no quedan más consejos antes del 30 de junio, cuando vence el fondo destinado a salvar a empresas afectadas por el impacto de la pandemia. Así que la decisión estaría tomada: Abengoa no cumple las condiciones para ser rescatada.

La ayuda solicitada por la compañía ascendía a 249 millones de euros. Una aportación pública que resultaba vital para evitar el concurso de acreedores, pues a su vez era la garantía para que el fondo Terramar inyectase otros 200 millones en Abenewco 1, la filial que agrupa los activos más importantes de la empresa.

Las alegaciones presentadas por Abengoa ante el rechazo de la SEPI no parecen haber surtido efecto. La portavoz del Gobierno subrayó que las solicitudes con cargo al fondo de solvencia «se rigen por criterios técnicos y objetivos». Y desde el Ministerio de Hacienda indican que el visto bueno a estos 'rescates' se basan en «un exhaustivo y riguroso proceso de análisis de la situación económica y jurídica, del impacto que han sufrido por la Covid-19, del plan de viabilidad que han presentado cada una de las entidades, así como de las perspectivas de evolución del grupo y de las garantías aportadas para asegurar la devolución del apoyo financiero público temporal que va a recibir». Criterios que Abengoa no cumpliría.

Si finalmente no hay rescate antes del 30 de junio, como todo parece apuntar, Abenweco1 declarará concurso de acreedores en julio, cuando expire la moratoria actual y, también, la oferta de Terramar. La matriz Abengoa lleva en concurso desde febrero de 2021 y en unos días debe presentar su convenio y acordarlo con los acreedores. Si no, la sociedad entraría directamente en liquidación.