JSP se encuentra hoy más que nunca en la cuerda floja. El juez ha decidido, a petición del administrador concursal, autorizar la venta de la unidad productiva. El que más pague se la llevará. / C7

JSP saldrá a la venta en una subasta tras rechazar el administrador concursal la oferta de Hiperion

El juez autoriza el procedimiento de «urgencia» debido al estado de deterioro en el que se encuentra la empresa. Se venderá al mejor postor y si no hay comprador irá a liquidación

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El futuro de JSP es cada vez más incierto. Un año después de que presentara el preconcurso de acreedores y, tras numerosas idas y venidas de una gestión más que discutible y que ha reducido casi a cero la producción y su presencia en el mercado, el rescate y pervivencia de esta industria canaria se complica.

Después de la oferta lanzada hace unas semanas por el fondo de inversión Hiperion y en la que proponía quedarse con todos los activos de la compañía a coste cero y además sin cumplir con el acuerdo del ERE pactado con la plantilla, ha sido el administrador concursal encargado del proceso, Rafael Franco, el que ha movido ficha.

No lo ha hecho precisamente a favor de este fondo de inversión, que en todo el proceso ha contado con el respaldo de la familia Sánchez.

Franco ha solicitado al Juzgado de lo Mercantil número 2 de Las Palmas , donde recaló este concurso de acreedores, que autorice la venta «por urgencia» de la unidad productiva y el juez que lleva el procedimiento, Guillermo Fernández, lo ha autorizado a través de un auto.

A efectos prácticos, supone sacar a subasta la compañía y ofertarla al mejor postor. Aquel que más pague será quien se la quede.

Puede ser Hiperion o cualquier otro inversor porque se adjudicará a quien esté dispuesto a pagar más y cumpla con las variables fijadas por el administrador, entre las que se encuentra mantener el mayor número de puestos de trabajo.

Por ahora no se ha fijado el «perímetro» de esa venta, es decir, si se venderá JSP como un todo o por partes. Todo dependerá de las ofertas que se presenten, como apuntan fuentes judiciales.

Será una empresa especializada la que buscará a los ofertantes con el objetivo de obtener la mayor cantidad de dinero posible.

En este sentido, según apuntan estas fuentes, el administrador concursal, Rafael Franco, ha decidido no aceptar la oferta de Hiperion y abrir a otros ofertantes la venta para intentar a través de la subasta conseguir más precio y lograr más fondos para cubrir la mayor cantidad de la deuda que tiene contraída JSP y que supera los 60 millones de euros.

Si Hiperion quiere quedarse con JSP tendrá que acudir a esta vía y pujar frente a otros compradores, si los hubiera.

Llegado a este punto, lo deseable sería que aparecieran inversores interesados en comprar JSP y seguir adelante con la producción pero 'a priori' parece complicado.

Durante el proceso concursal la situación de la empresa se ha degradado por completo y actualmente casi todos las fábricas están paradas. Sus productos han desaparecido de los lineales de los supermercados y otras marcas locales y nacionales los han reemplazado. Recuperar esos espacios va a ser una tarea difícil.

La situación es tan grave que el administrador concursal ha solicitado que el procedimiento de venta sea de urgencia. Cada día que pasa las oportunidades para JSP se reducen.

De no aparecer compradores en la subasta que se abre ahora y que terminará en verano, el siguiente paso sería la liquidación de activos aislados: naves, máquinas, terrenos, vehículos... y por consiguiente la desaparición de esta empresa.

La plantilla de JSP está integrada actualmente por 142 trabajadores después de que en enero se firmara el ERE para 270 personas, que aceptaron y se marcharon con el compromiso de la industria de abonarles 25 días por año trabajado, con un tope de 16 mensualidades, por encima de los 20 días y el tope de 12 que les iba a abonar el Fogasa. Ahora todo queda en el aire.

Cronología del concurso de JSP

Desde hace meses los almacenes están vacíos y la producción se ha parado casi en su totalidad. / C7

Llega el preconcurso de acreedores

  1. 1

    El 3 de marzo de 2021 la empresa canaria José Sánchez Peñate (JSP), una de las industrias con más arraigo de Canarias y con marcas tan conocidas como Celgan o Millac, presentó el preconcurso de acreedores en el Juzgado Mercantil número 2 de Las Palmas de Gran Canaria, como forma de solventar su situación económico-financiera.

Movilizaciones de los trabajadores

  1. 1

    Al preconcurso le siguió un ERTE por fuerza mayor que fue rechazado por los trabajadores, que iniciaron en mayo una serie de movilizaciones para reclamar la intervención del Gobierno de Canarias y su mediación ante los posibles compradores al fin de salvar la empresa. El ERTE fue tumbado meses después por el TSJC.

Negociaciones de JSP con inversores

  1. 1

    Desde que se presentó el preconcurso la familia Sánchez mantuvo conversaciones con distintos fondos de inversión interesados en hacerse con JSP. Hiperion, Quantum y Vulcan Foods fueron algunos de los que se mostraron interesados. El consejo, dividido, no se puso de acuerdo y fue imposible cerrar un acuerdo en preconcurso.

Se presenta el concurso de acreedores

  1. 1

    El 12 de julio de 2021 y tras cuatro meses de negociaciones sin éxito, JSP presenta el concurso de acreedores. La empresa asegura entonces que su objetivo es conseguir la continuidad de la compañía pero la manera en la que se ha llevado el proceso, plantea muchas dudas. A partir de entonces se empieza a dejar de fabricar mucho producto.

Se negocia el ERE pero Hiperion incumple

  1. 1

    Tras cambios en el consejo de administración y caer en picado su producción al no poder comprar materia prima, JSP plantea un ERE al 70% de la plantilla. El acuerdo se cierra en enero de este año. El ERE se vende como condición indispensable para lograr la entrada de Hiperion. En abril éste lanza su oferta: se queda con todo a coste cero e incumple el ERE. El administrador concursal lo rechaza y pide al juez que autorice la venta en subasta. En abril de 2022 el juez lo autoriza.