Aviones de Iberia y Air Europa en un aeropuerto. / Reuters

IAG recorta a la mitad sus números rojos y pierde 2.622 millones

La firma que engloba a Iberia muestra unos resultados más positivos en el tercer trimestre pese a que los pasajeros representan un 43% de lo habitual

Arturo Cervellera
ARTURO CERVELLERA

International Airlines Group (IAG), la sociedad que engloba Iberia, British Airways, Vueling y Aer Lingus, ha registrado unas pérdidas de 2.622 millones de euros durante los nueve primeros meses de 2021. Una cifra dolorosa que evidencia que la pandemia sigue impactando en las cuentas de las aerolíneas de todo el mundo pero que también implica que se ha recortado a la mitad sus números rojos de 5.576 millones de euros que se anotó en el mismo período del ejercicio anterior.

Tal y como informó el 'holding' a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el año actual ha ido de menos a más. Después de una ola de coronavirus que volvió a poner al límite al sistema sanitario español tras la Navidad, la situación ha mejorado poco a poco. En el segundo trimestre, los pasajeros representaron un 21,9% que los de 2019 pero en el tercero esta cifra se elevó a 43,4% y se espera que el año se cierre con cuotas de en torno al 60%. Algo que refleja que aún se está lejos de los datos previos a la pandemia.

Luis Gallego, consejero delegado de IAG, ha querido hacer una valoración positiva de los resultados. «Todas nuestras aerolíneas han mejorado su rendimiento y la pérdida de las operaciones del grupo se ha reducido en más de la mitad en comparación con los trimestres anteriores. En el tercer trimestre, y, por primera vez desde el inicio de la pandemia, nuestro flujo de caja de las operaciones fue positivo», ha insistido.

Dentro de la sociedad, son las marcas españolas las que mejor han respondido. Entre julio y septiembre, Iberia y Vueling fueron las que mejor rendimiento tuvieron e Iberia incluso registró beneficios operativos gracias a un verano que fue mejor de lo esperado por las reservas de última hora. «A corto plazo, nuestro objetivo es estar preparados para operar la máxima capacidad posible y para que IAG pueda volver a ser rentable en 2022», ha sentenciado.

Precio del combustible

En una situación ya de por sí complicada el grupo ha sufrido las consecuencias de la crisis de desabastecimiento que ha llegado tras meses de hibernación de la economía. La misma le ha afectado por los precios de los combustibles, que han llegado a repuntar un 40%. Sin embargo, el impacto ha sido reducido debido a que el consumo es menor que el de otros ejercicios y que estos carburantes son contratados con antelación mediante grandes coberturas que no están tan expuestas al mercado.