La huelga de los examinadores se extenderá hasta final de año

Los examinadores del carné de conducir seguirán adelante con la huelga durante los meses de noviembre y diciembre después de que el director de Tráfico, Gregorio Serrano, rechazara de plano sus peticiones, entre ellas una subida salarial de 250 euros al mes.

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ

Serrano envió el pasado lunes al comité de huelga de los examinadores un oficio de cuatro folios en el que rechaza de lleno su última propuesta de acuerdo y dirigida a desconvocar el paro que mantienen desde el pasado mes de junio.

Además de rechazar la subida salarial de 250 euros al mes que piden los examinadores como complemento específico, Tráfico advierte a los examinadores que no podrá respetar la productividad mensual, semestral y anual a los que hayan secundado el paro. En cuanto a la petición de los examinadores de reducir el número de pruebas por persona de 13 a 12 «al fin de cumplir con la calidad», el director de Tráfico se muestra a favor de negociarlo con el comité de huelga aunque propone «que se haga de forma progresiva en cada una de las jefaturas de Tráfico según se vayan incorporando nuevos examinadores a las unidades más deficitarias». Esto retrasaría esta medida hasta 2018, que es cuando está previsto que se incorporen los nuevos 70 examinadores de la Oferta Pública Extraordinaria aprobada en julio.

En vista de esta respuesta, el colectivo de los examinadores ha anunciado que seguirá en noviembre y diciembre con la huelga. A nivel nacional se han suspendido 170.000 pruebas en cuatro meses. En Canarias, son 9.500 canarios lo que no han podido hacer la prueba práctica.

En lo que llevamos de octubre, con un seguimiento de en torno al 70%, se han suspendido 741 exámenes a la semana, según informó ayer la miembro del comité de huelga de los examinadores, Miriam Hidalgo.

La Asociación de Examinadores (Asextra) anunció en su blog la nueva convocatoria, que tendrá las mismas características que hasta ahora (se celebrará los lunes, martes y miércoles y sin servicios mínimos).

En este comunicado Asextra acusa a Tráfico de una «pésima gestión» que, en sus palabras, «llevará al sector de la formación a la crisis más grave de su historia, abocándola al desastres más absoluto».

Según los examinadores, la respuesta del director general de Tráfico está llena de «falsedades, inexactitudes y medias verdades con el unico fin de confundir a la opinión pública y a las empresas que viven del sector».

A él y a su equipo director le hacen responsable del caos y le piden que presenten su dimisión. «Señor director de Tráfico no creíamos que se podía ser peor gestor que su antecesora en el cargo pero está claro que en esta vida todo es superable y usted con relativamente poco esfuerzo y en menor tiempo, la superará con creces», indica.

Una autoescuela de Tenerife, primera víctima de la huelga

Cierre. El paro que vienen desarrollando los examinadores ya se ha cobrado su primera víctima en Canarias: Autoescuela La Guagua, que tenía más de cuarenta años de historia.

Traspasos en las islas. En el resto de las islas no se han producido hasta la fecha cierres de centros de formación, aunque sí traspasos. Si la situación se mantiene no se descartan.

Pérdidas. A nivel nacional el sector estima que se han cerrado 130 autoescuelas a consecuencia de la huelga. Las pérdidas ascienden a 40 millones de euros y van en aumento.

Petición. Ante la difícil situación, las Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) ha remitido una carta al director de Tráfico demandando una solución al conflicto que afecta a 9.000 empresas.

Situación límite. En la carta la CNAE advierte de que el sector atraviesa por una «situación límite». «Profesores y vehículos están parados porque los alumnos se niegan a dar clase», indican.

Impagos. Según exponen, las autoescuelas «no son capaces de afrontar a fin de mes los sueldos de los empleados, los impuestos, alquileres y Seguridad Social». Hablan de «situación irreversible».