La construcción se ralentiza en Canarias y pierde empleo

13/09/2019

La incertidumbre política está paralizando proyectos de inversión y ha estancado la obra pública. El mercado inmobiliario también registra un enfriamiento tras la buena marcha de las ventas en los últimos años

ETIQUETAS:

El sector de la construcción cambia de tendencia. Tras cuatro años de crecimiento ininterrumplido y ser un sector clave en la economía de las islas y el empleo, la construcción se ralentiza. Así lo advierten los presidentes de las dos patronales de Canarias, María de la Salud Gil (Asociación de Empresarios de la Construcción y Promotores de Las Palmas, AECP) y Óscar Izquierdo (Federación Provincial de Entidades de la Construcción de Santa Cruz de Tenerife, Fepeco), que achacan el enfriamiento de la construcción en los últimos dos meses a la incertidumbre política. El sector ha pasado de registrar un aumento de la contratación de casi un 7% en 2018, el doble que el turismo, a registrar una caída del 2% en agosto, con la perdida de más de 800 afiliados en un solo mes.

Según explican, la ralentización se deja sentir tanto en la obra pública como en el mercado inmobiliario y responde a una inestabilidad que está retrasando las decisiones de inversión de ciudadanos y empresarios. «Hay inseguridad e incertidumbre. Las perspectivas empresariales se ralentizan. Los empresarios tienen que hacer sus planificaciones, de las que no entienden los gobiernos, que se ven alterados por los cambios que se pueden producir», asegura Salud Gil.

La presidenta de la AECP indica que la licitación de la obra pública «lleva dos meses parada» por la conformación de los gobiernos en los distintos niveles de la administración. «Y seguirá unas semanas más porque hay que esperar a que lleguen, se aclimaten, conozcan los temas y ver qué decisiones toman, como la posibilidad de subir impuestos», señala Salud Gil,

Respecto al mercado inmobiliario, las ventas se están retrayendo.

Salud Gil asegura que está trabajando para «minimizar» esa incertidumbre en el sector manteniendo reuniones con los dirigentes políticos y administraciones para conocer sus expectativas. «Les hemos dado a conocer nuestras iniciativas como el Plan de Vivienda que lo teníamos prácticamente cerrado con el Gobierno anterior y el convenio de carreteras», apunta.

La caída del sector no provocará, sin embargo, que el ejercicio cierre en negativo debido a que en lo que llevamos de año se han licitado obras por valor de 600 millones de euros. Pero Salud Gil advierte de que las cifras son «irreales» puesto que, aunque se haya licitado ese dinero, las obras no van a realizarse todos en 2019. «Eso dará una cifra brutal de crecimiento que no son ciertas», aclara.

El presidente de Fepeco, por su parte, Óscar Izquierdo, asegura que desde la celebración de las elecciones el sector ha entrado en una «inercia» que provoca que se encuentre «parado, estancado e inmovilizado». «La construcción vive un momento crucial para su desarrollo pero a nivel estatal nos encontramos en un momento de incertidumbre. Por un lado, por la situación política, que aparte de condicionar la confianza de los inversores afecta negativamente a la obra pública y por otro lado, el mercado inmobiliario que está comenzado a mandar señales de un posible estancamiento», se indica desde Fepeco.