Luis Gallego, CEO de IAG. / Efe

IAG prevé volver a beneficios este año tras el desplome de la pandemia

El grupo que incluye a Iberia y Vueling advierte de un verano «complicado» en los aeropuertos por el incremento de la demanda

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

IAG, el holding que agrupa a Iberia, Vueling, British Airways y Aer Lingus, volverá a los beneficios este año tras la crisis sin precedentes vivida desde que en 2020 estalló la pandemia. «Esperamos ser rentables a partir del segundo trimestre y cerrar el año con beneficios», aseguró el consejero delegado de IAG, Luis Gallego, durante la junta de accionistas celebrada este jueves en Madrid.

Sus previsiones son recuperar el 80% de los vuelos de 2019 este año. Durante su discurso, en el que reiteró «los tiempos tan complicados» que han tenido que vivir, detalló el plan de la empresa de reemplazar 140 aviones en los próximos cinco años en busca de operaciones más eficientes. Así, Gallego recordó la apuesta de la compañía por la sostenibilidad y su apuesta por el uso de combustible SAF y el uso del hidrógeno para vuelos de corto radio.

Asimismo, el consejero delegado pronosticó que este verano «será complicado en muchos aeropuertos» por la explosión de la demanda, que será difícil de gestionar en muchos puntos, aunque no entró en la polémica de las últimas semanas sobre la falta de agentes en los controles de pasaportes de los aeropuertos españoles, que Iberia denunció que se habían perdido 15.000 conexiones en tres meses e Interior anunció la llegada de 500 agentes más.

Por otro lado, el grupo confirmó el préstamo concedido a Air Europa por valor de 100 millones de euros a siete años, que fue formalizado este mismo miércoles, con la opción futura de convertirlo en una participación de hasta un 20% del capital de Air Europa.

Durante la junta también se aprobó la reelección de Luis Gallego como consejero delegado del grupo, así como las cuentas anuales y los informes de gestión de la sociedad y de su grupo consolidado correspondientes a 2021. Se aprobaron también las reelecciones otros consejeros no ejecutivos independientes y la política de remuneraciones a los mismos, así como la transferencia de 106,3 millones de euros de la cuenta de 'reserva legal' a la de 'reservas voluntarias'.