Detalle de una de las terrazas que tienen todas las unidades de este nuevo espacio de vivienda vacacional. / JUAN CARLOS ALONSO

Espacio para largas estancias con la comodidad de un hogar fuera de casa

Javier Romero, gerente de Art Las Palmas, destaca la calidad y el confort de esta propuesta de alquiler vacacional que estrena la ciudad

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria.

Lo más parecido a un hogar fuera de casa. Eso es lo que Art Las Palmas ofrece a una clientela que visita la ciudad por vacaciones pero también por cuestiones laborales, deportivas o sanitarias y que necesita cubrir unas necesidades en cuanto a espacio, dotaciones y servicios que ve resueltas en esta propuesta alojativa centrada en el alquiler vacacional que acaba de estrenar el grupo Mur Hotels en Guanarteme.

Javier Romero, gerente de este nuevo espacio ubicado en una «zona con mucho potencial» de Las Palmas de Gran Canaria, reconoce que se trata de una apuesta que se desmarca de la línea que hasta ahora ha llevado el grupo empresarial. «Esto se ha salido un poco del guion pues siempre en el grupo Mur nos hemos dedicado al alojamiento turístico de hoteles y aparthoteles», reconoce.

Pero señala que «el turismo va cambiando» y ya no se limita al perfil del visitante que recala en la ciudad pasar unos días de vacaciones y ha experimentado un incremento importante el que acude por cuestiones laborales o el que elige este destino para teletrabajar, especialmente en esta situación de pandemia. Explica que se trata de un público que además busca disfrutar de la gastronomía o la cultura y que demanda «un servicio de calidad».

Los responsables del proyecto destacan el equipamiento con que se ha dotado a las viviendas para el máximo confort del cliente. / juan carlos alonso

Ese elemento diferenciador es el que entiende viene a aportar Art Las Palmas, y cree que la respuesta de la clientela, que en apenas dos semanas de apertura les ha hecho rozar «el 70% de ocupación», les está dando la razón.

Apunta que esta oferta alojativa está pensada para largas estancias y por eso se ha cuidado al máximo cada detalle en cuanto a equipamiento, decoración o servicios, con el objetivo de proporcionar el máximo confort al cliente.

Así, señala que en los 48 apartamentos y dúplex de lujo que integran este nuevo espacio alojativo de la ciudad se ha cuidado el mobiliario, el equipamiento desde los electrodomésticos al menaje y el servicio de limpieza o lencería. «Al cliente, cuando llega, no le falta de nada», asegura.

48

Son los apartamentos y dúplex de lujo que conforman esta nueva oferta alojativa de vivienda vacacional pensada para estancias superiores a cuatro noches y dirigida a un público diverso, que va del que acude por vacilones al que viaja por trabajo, deporte o cuestiones sanitarias

Pero, además, comenta que se ha tenido en cuenta la diversidad de la potencial clientela, que va desde el nómada digital al deportista de élite pasando por familias o grupos de amigos, y las exigencias a cubrir.

Los apartamentos y dúplex se adaptan a las necesidades del huésped. / juan carlos alonso

Por eso, destaca que hay «48 unidades de las que 32 son de dos dormitorios», y que en algunas de ellas esa segunda estancia corresponde a un despacho, por lo que se engloban en la categoría de «apartamentos dobles-office». Una necesidad que se impone «pues hay mucho clientes que vienen a teletrabajar y necesitan hacerlo en una estancia diferente al dormitorio».

Añade que hay otros dos tipos de apartamentos: los individuales y los ocho dúplex de tres dormitorios y amplio salón «que puede acoger hasta siete personas».

Ademas, llama la atención sobre el hecho de cada una de esta unidades cuenta con «una terraza generosa», un elemento que se ha convertido en una demanda más de la clientela a raíz de la situación sanitaria y a la que este espacio se adelantó.

Javier Romero recibe a unas clientas. / juan carlos alonso

Sin embargo, el empeño del Art Las Palmas de que la experiencia alojativa se inolvidable va más allá. Por eso, indica su gerente, la clientela dispone de trasteros en «los que pueden dejar los palos de golf o las tablas de surf», ya que el de los surferos es un sector que se ha decantado por este espacio. Sin olvidar el parquin privado, wifi sin coste adicional, zona coworking o sala de reuniones. Y un último detalle a valorar: admite mascotas.