El reto es seguir experimentando

07/11/2019

La Estrategia Energética de Canarias 2015-2025 (EECan25) plantea lograr un 45% de penetración de energías renovables en el mix eléctrico en 2025, aunque los más optimistas apuestan por superar el 60%.

El universo energético está ahí fuera. Desarrollándose. No se sabe muy bien a que ritmo ni en cuantas direcciones diferentes, pero sí es seguro que va a variar los hábitos de vida de todos cuantos habitan en el planeta Tierra. Las energías renovables ocupan una buena parte del discurso de expertos, empresarios y políticos. El innegable cambio climático sirve de ariete para que se le preste una mayor atención.

Centrémonos en Canarias, si bien cabe apuntar en el inicio que mientras en unas islas, hace tiempo, mucho tiempo, que se lanzaron a esa apuesta, en otras el paso es más bien de tortuga. "Debemos tener claro que es importante que nos dejen hacer y poder experimentar de forma constante, es un campo que está evolucionando mucho", apuntan desde diferentes sectores.

El mix de generación del archipiélago está caracterizado por un 90% de origen fosil y una fuerte dependencia del exterior.

Cuando se habla de mix de generación, se alude a la combinación de las diferentes fuentes de energía que cubren el suministro eléctrico de un país, puede expresarse en español como combinación energética, surtido energético o matriz energética, entre otras.

La generación de energía eléctrica de un país, se realiza a través de las fuentes primarias de energía, con numerosas centrales repartidas por toda su geografía, en enclaves que requieren de determinadas características.

En España, como se explica en la web descubrelaenergía.com, las centrales generadoras de energía eléctrica generalmente pertenecen a las grandes compañías eléctricas que producen la energía, para luego introducirla en la red de transporte, que en el caso de España pertenece a la compañía Red Eléctrica Española que llevará la energía producida a los grandes núcleos de consumo, donde finalmente serán de nuevo las compañías eléctricas las que se encarguen de llevar hasta los usuarios la energía eléctrica producida.

AJUSTE DIARIO. Uno de los grandes problemas de la energía eléctrica es que su consumo debe ser inmediato, ya que no se puede almacenar grandes cantidades de electricidad, por lo que se debe calibrar y estimar casi a la perfección la energía que va a consumir nuestro país a cada instante. Esta operación se realiza de manera diaria mediante perfiles estadísticos, que darán una curva estimada, a la que se va ajustando la producción.

Por lo tanto, se denomina ‘mix energético’ al conjunto de tecnologías que usaremos para la satisfacción de la demanda eléctrica a cada instante en nuestro país. La tarea cada vez se ha complicado más, sobre todo con la entrada en el mercado eléctrico de las energías renovables, ya que su producción es muy complicada de predecir.

Todo parece indicar que Canarias quiere, y además, está decidida, así lo manifiestan desde diversos segmentos, a aprovechar sus oportunidades y transformar su mix de generación. Los expertos aseguran que actualmente está formado por un 90% de origen fósil y una fuerte dependencia del exterior, con emisiones tres veces por encima de la media peninsular. El reto es ambicioso, pero todos parecen dispuestos a cumplirlo.

No obstante, todos insisten en querer cambiarlo. Por un lado, la Estrategia Energética de Canarias 2015-2025 (EECan25) plantea lograr un 45% de penetración de renovables en el mix eléctrico en 2025. Esta cifra, sin embargo, podría ser mucho mayor. Hay quien se inclina por dar como resultado óptimo un nivel de penetración de renovables de entre el 60% y el 70%, aproximadamente.

PORCENTAJE. El Gobierno Canario, cuyo anterior titular de Economía, Pedro Ortega, incidió mucho en la necesidad de ir variando los porcentajes, se plantea lograr esta penetración de renovables en el mix de generación de las islas mediante la instalación progresiva de más de un millón de megawatios de potencia renovable respecto a los años anteriores. La gran baza para conseguir este objetivo sería echar mano, en un porcentaje superior al 70 por ciento, de la energía eólica.

De cara a poder alcanzar ese objetivo, en torno al 70 por ciento, se asegura que diversos expertos han considerado el potencial renovable óptimo para el archipiélago. Diversos informes en los que han participado profesionales de Greenpeace, parecen asegurar que es posible llegar a ese nivel ideal de combinación.

La apuesta es poder almacenar

Subasta. El pasado 3 de abril terminó el plazo para que las compañías presentaran sus ofertas a la nueva subasta eólica de Canarias, por la cual se prevé instalar en las islas una potencia máxima de 217 megawatios, en los próximos tres años. Actualmente, el Archipiélago Canario cuenta con 600 MW instalados de esta energía.

Empleo. En un informe de la prestigiosa consultora PWC, se ofrecen datos de inversiones en infraestructura y generación renovables entre 400 y 600 millones anuales. Lógicamente, se produciría la correspondiente generación de empleo debido a la necesidad de desarrollo tecnológico y de innovación de energías renovables y también se podría beneficiar el turismo, al crearse un nuevo escenario sostenible.

Convencional. Entre las apuestas más importantes para tratar de llevar a cabo, está el almacenamiento de la energía renovable generada. Por el momento, y para garantizar la seguridad del suministro, es necesario que el mix energético cuente con tecnologías convencionales que den respaldo a la intermitencia de las renovables.